sostiene que la ha sido el vehículo para recuperar un orgullo nacional que, por siglos, estuvo encerrado en la cabeza de los peruanos. Si esto es una exageración, cree que se justifica. Sin embargo, no aprueba las actitudes intolerantes y agresivas hacia las críticas que ha recibido la comida peruana.

Así se refirió el chef a los episodios en el que dos escritores, el peruano Iván Thays y el argentino Martín Caparrós, criticaron la salubridad y complejidad de los platos peruanos, quienes terminaron siendo blanco de insultos y expresiones de odio en redes sociales y blogs.

En , Acurio dijo que "es responsabilidad de de nuestra generación el incentivar a la gente a tener actitudes generosas, tolerantes y respetuosas hacia las críticas. Si no es así, la recuperación de nuestro orgullo podría regresar y golpearnos como un bumerán".

Explicó que la gastronomía peruana ha sido la herramienta para recuperar el orgullo nacional porque fue capaz de hablar en el lenguaje de la gente y que, si esto se interpreta como una exageración, está justificada.

"La recuperación implica una expresión exagerada de orgullo porque estás tratando de liberarte de una prisión que ha durado por siglos, con esa voz interior que te decía, 'tienes que ser alguien más' o 'quiero ser europeo porque las cosas peruanas son geniales, pero solo en casa'", detalló.

La recetaAsimismo, destacó que uno de los factores para el éxito del sector gastronómico ha sido la unión entre cocineros, agricultores y productores, lo que "reconcilió" el campo con la ciudad.

"Una alianza cocinero-agricultor se formó de alguna manera, que había esperado 400 años […] Los cocineros existen gracias a , y los productores ven en el cocinero a alguien que le da dignidad a su trabajo", agregó.

El otro factor fueron los "objetivos claros": un vehículo para crear riqueza, fortalecer la identidad y promover el país. Así, a diferencia de otros espacios culturales, los cocineros "no pretendemos ser artistas o ser reconocidos por nuestras habilidades. No nos preocupamos por eso porque sabemos exactamente lo que queremos", apuntó.

Por ello, "es normal que el desarrollo de nuestro campo pueda crear sentimientos encontrados entre los que pertenecen a otros campos que no pueden desarrollarse, en mi opinión, porque les falta unión", dijo Gastón, cuestionado por cómo los literatos han criticado la , mientras que no sucede lo mismo del lado de los cocineros hacia la literatura.