En lugar de reducir drásticamente las nóminas, dice Bill Schaninger de la consultora McKinsey, los buenos jefes de personal pueden tratar de reconfigurar los flujos de trabajo de la compañía.
En lugar de reducir drásticamente las nóminas, dice Bill Schaninger de la consultora McKinsey, los buenos jefes de personal pueden tratar de reconfigurar los flujos de trabajo de la compañía.