(Fotos Diana Marcelo / GEC)
(Fotos Diana Marcelo / GEC)

Un 74% de empresas ya cuenta con un plan de retorno seguro al trabajo, incluso previo a las últimas disposiciones legales, basados en medidas preventivas de salud y seguridad, planes de capacitación y comunicación, entre otros.

De acuerdo con el “Estudio sobre Plan de Retorno Laboral Seguro”, elaborado por Marsh Perú, hay una fuerte preocupación de las compañías por preservar la salud de sus trabajadores, para lo cual están creando equipos interdisciplinarios para el diseño de planes de retorno laboral en el marco de la reactivación económica nacional.

El 80% de las empresas encuestadas señala que ya tienen elaborados protocolos para proteger a sus trabajadores durante el retorno laboral, enfocándose en medidas para garantizar la inocuidad del ambiente laboral, enfatizar el distanciamiento social, promover los hábitos de higiene personal, entregar equipos de protección personal, etc.

Entre las medidas priorizadas por las compañías destacan la limpieza desinfección con mayor frecuencia, entrega de mascarillas a trabajadores y restricción temporal de reuniones o actividades grupales presenciales.

De acuerdo a los resultados del estudio, cuando el Gobierno decida levantar la cuarentena obligatoria por el COVID-19, cerca de un 60% de empresas solo iniciará el retorno para las áreas críticas del negocio, mientras que cerca de un 20% permanecerá trabajando de manera remota (teletrabajo) hasta el retorno total de toda la compañía. Solo el 5% ha planteado el regreso total de sus trabajadores.

Hoy más que nunca, las empresas deben asegurarse de tener un plan de gestión de riesgos integral, que les permita adaptarse a la nueva ‘normalidad’, conscientes de que el retorno a la actividad laboral no implica que se ha eliminado el riesgo. Por tanto, es importante que ese plan se defina de manera propia, respondiendo a la realidad del negocio, la gestión de sus recursos tangibles e intangibles, la capacidad financiera y la visión de largo plazo”, indicó Akio Murakami, gerente central de Salud y Beneficios de Marsh.

Por otro lado, el revela que más del 60% de las empresas no identifica a los trabajadores que viven con personas vulnerables al COVID-19 y más de un 70% desconoce que sus colaboradores cuidan de otras personas durante la cuarentena.

En tanto, solo el 21% ha elaborado un plan de protección de la salud mental de sus trabajadores. Ante ello, se debe identificar el impacto que el aislamiento social obligatorio y el trabajo remoto han estado generando en los empleados, según Murakami.

Por ello es fundamental implementar programas que protejan no sólo la salud física, sino también la salud mental de las personas”, puntualizó.