El sabor a triunfo ronda a Perú en estos días. Las marcas peruanas y se encuentran dentro del ranking internacional "Brand Footprint (BFP)", y se ubican en el ranking de las 50 marcas más consumidas en América Latina.

El ranking mide anualmente el consumo real efectuado por los hogares de todo el mundo en su canasta básica.

Entre las más de 15,000 marcas analizadas por la consultora de investigación de mercados Kantar Worldpanel, encargada de realizar el ranking, la marca Gloria se erige con la posición 12, alcanzando los 386 puntos CRP´s (métrica exclusiva del estudio que mide cuántas veces fue elegida una marca por los consumidores en el transcurso de un año) y Big Cola consigue ubicarse en el puesto 49 del Brand Footprint Latam con 136 CRP´s.

Aunque la presencia de Perú en este ranking no es nueva, puesto que Big Cola apareció en la edición latinoamericana del año pasado, lo novedoso es que en esta última edición la presencia de las marcas peruanas se incrementa con el ingreso de Gloria al ranking general de la canasta básica de Latam (Latinoamérica).

Asimismo, la firma arequipeña también forma parte del Top Ten de las bebidas más consumidas en la región latinoamericana, ubicándose en la sexta posición de este ranking por categoría del Brand Footprint.

Gloria ha sido la marca que más ha incrementado sus puntos CRP´s (13%) y la que ha registrado la mayor frecuencia de compra en todo América Latina, superando –por más del 100%- al número de veces que fue adquirida la segunda marca con mayor frecuencia de compra, la compañía mexicana de leche Lala.

De igual manera y aunque tuvo una posición más modesta en el ranking general de Latam, Big Cola es la segunda marca de gaseosa que fue comprada más veces por los hogares de América Latina, ubicándose por detrás de la archiconocida Coca-Cola y por encima de la transnacional Pepsi, en lo que respecta a la medición por frecuencia de compra.

América LatinaSegún ejecutivos de Kantar Worldpanel, "2015 fue el peor año para la economía de América Latina desde los efectos de la última recesión global que golpeó la región seis años antes; lo que ha influido inevitablemente en el comportamiento de la compra".

Tanto en el mundo como en Latinoamérica, las marcas locales siguen dominando el mercado: mientras que el valor total de los productos de consumo masivo o básico en la región creció 1.4 por ciento en 2015, las marcas locales crecieron 3.3 por ciento. En comparación, las marcas globales se mantuvieron sin crecimiento (-0.1 por ciento).

Los mejores resultados obtenidos por las marcas locales se deberían a su alto conocimiento de los mercados locales, al nivel de adaptación a los gustos nacionales, la ampliación de nuevas categorías y su fuerte presencia en el comercio tradicional (por ejemplo, las bodegas, tiendas de conveniencia, mayoristas y las farmacias han sido más populares que nunca en el 2015).

La edición latinoamericana del Brand Footprint (BFP), ha incluido a más de mil marcas presentes en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Venezuela y América Central.

Asimismo, el Top Ten del BFP está conformado por las siguientes marcas: Coca-Cola, Colgate, Lala y Bimbo se mantienen en el primer, segundo, tercer y cuarto lugar respectivamente al obtener en el 2015 los puntajes más altos de CRPs (3126, 847, 718 y 699 respectivamente); le siguen las marcas Maggi (658), Pepsi (580), Tang (558), Knorr (528), Nescafé (471) y Nestle (415).

Exito en casaEn cuanto a la edición peruana del ranking BFP, las diez marcas más consumidas por los hogares peruanos en el 2015, se da en el siguiente orden: Gloria (registrando 384 CRP´s), Ajinomoto (118 CRPs), Elite (104 CRPs), Inca Kola (96CRPs), Sibarita (93 CRPs), Doña Gusta (91 CRPs), Pura Vida (89 CRPs), Suave (83 CRPs), Nescafé (78 CRPs) y Bolívar (76 CRPs).

Mención aparte tiene la marca peruana Anita Food, considerada como caso empresarial destacado, al registrar uno de los incrementos de puntaje CRP´s más altos de Latam (20%) en este año. Esta marca ha alcanzado el éxito gracias a la continua innovación desarrollada en la producción de alimentos.

En el 2003, la marca desarrolló su propia semilla de trigo, que se acomodó al clima del país y mejoró lo ofrecido en el mercado, siendo reconocida como una de las seis mejores semillas peruanas.

El DatoEl estudio del Brand Footprint (BFP) abarca en su evaluación –a nivel global- a más de 15,000 marcas de consumo masivo o canasta básica de los cinco continentes.