Cuando un sale al mercado tiene que luchar no solo con la competencia, sino consigo mismo para tomar las decisiones adecuadas. Si no se pueden sobrellevar los siete problemas que presentamos a continuación es probable que el sueño acabe en menos de un año.

1. No tener una visión sólidaLos emprendedores tienen que transformar sus limitaciones en proyectos grandes, a algunos negocios les falta una sólida visión para ir más allá. Como líder tienes que creer que lo imposible se puede lograr y se puede ser tan grande como uno quiera serlo.

2. Abusar de los créditos bancariosHaz que tus préstamos se mantengan bajo control o que se inviertan y retornen en un porcentaje para pagar la deuda. Si te excedes y abusas del manejo de crédito corres el riesgo de hacer fracasar y dar problemas a tu empresa.

3. Falta de experienciaAl no contar con la experiencia necesaria en la actividad y administración los propietarios corren el riesgo de ir al fracaso.

4. Mala ubicaciónLa mala elección de un local influye seriamente en el éxito de un negocio, sin embargo es uno de los problemas al que menos importancia se le da. Hay que tomar en cuenta la facilidad de estacionamiento, el nivel de seguridad, la accesibilidad y entorno.

5. No aprovechar el talento del grupoDarles los mejores puestos a los familiares por su condición cercana y no aprovechar el talento y capacidades del resto del personal, una actitud que afecta la productividad de una empresa que está saliendo a flote.

6. Resistencia al cambioLos triunfos del pasado no sirven para triunfar en el presente, eso lo tiene que saber el emprendedor y sus empleados. Para agradar al público y satisfacer sus necesidades hay que ajustarse al escenario actual y si hay que cambiar algunas cosas es necesario.

7. Mala selección de sociosLos aliados incorrectos son enemigos de un nuevo negocio, elegir socios que no tengan los mismos intereses y objetivos trae en el avance de la empresa, tarde o temprano esta situación se ve reflejada en los resultados.