Todos los en el mundo tienen la probabilidad de quebrar, sea por mal manejo administrativo, fallas del mercado o crisis económicas. Si una pequeña empresa llega a esta situación debe estar preparada para enfrentarla, por ello les presentamos seis consejos para sacar adelante un negocio apunto de quebrar.

1. Analizar la situaciónHay que averiguar las causas principales del por qué anda mal y tomar las correcciones necesarias de sus problemas. En este sentido se puede solicitar la ayuda de profesional para el tema.

2. Recortar gastos superfluosEs muy importante saber aminorar los gastos innecesarios, ya que la falta de recursos es uno de los principales problemas para que negocio que no marche bien. Es clave que cualquier gasto que no genera ganancias y utilidades debe ser borrado del mapa : comida extra, artículos de oficinas, publicidad, alquileres de oficinas y hasta consumo de líneas telefónicas.

3. Diversificar el negocioNo se tiene que hacerlo con grandes cosas. Uno puede brindar puede ofrecer productos o servicios complementarios a los clientes. De este modo, se garantiza una nueva fuente de ingresos sin arriesgarse. Si no se desea hacerlo, la negociación con similares empresas para promocionarlas a cambio que hablen bien de tu compañía es una buena opción.

4. Evaluar el recorte de personalAunque suene muy drástico es una medida que debe implementarse. Para ello se necesita elaborar un estudio para seleccionar el personal indispensable que la empresa necesita. Si no cumples con los requisitos, hay que olvidarse de los amigos, los primos y cuñados. Todo esto es para reducir los elevados costos de planilla.

5. Identificar las fugas de dineroEsto significa analizar los procesos dentro de la empresa que podrán darnos varias sorpresas: alteración de los precios, malversación de fondos, o trabajadores aprovechados. Un negocio que no camina bien puede tener una de éstas causas.

6. Recortar gastos personalesNada mejor que dar el ejemplo. Por ello uno debe recortarse los gastos personales superfluos y tener un sueldo realista que se adecue bien a la situación de la empresa. También se debe restringir el uso de tarjetas de crédito y el uso desordenado de los recursos por parte de la plana ejecutiva. Son pésimos hábitos que originan que un negocio vaya en picada.