En ciertos casos, cuando una persona solicita un crédito, se le ofrecen dos opciones de pago: con cuota adelantada o al vencimiento.

Ambos esquemas de pago a una misma tasa de interés, detalle que muchas veces el usuario minimiza pues requiere con urgencia el financiamiento.

Luis Alemán, director del Grupo Alemán, explicó a Gestión sobre estas modalidades de pago que ofrece el sistema financiero a sus deudores, así como cuál les conviene más.

En el primer caso, indicó que se descuenta al cliente la primera cuota de su préstamo al momento del desembolso, por lo que recibe el saldo.

Mientras que en el segundo caso, el prestatario recibe el total solicitado y paga la cuota tras cumplirse el primer mes desde el desembolso, agregó.

Sin embargo, aunque parece que en ambos casos el cliente paga la misma tasa de interés, no es así, advirtió.

De acuerdo con el especialista, si se otorga un préstamo de S/ 1,000, a una tasa anual de 10%, al finalizar el primer año se debería pagar S/ 1,100.

"En el pago al vencimiento de la cuota, no hay problema, porque el cliente está recibiendo el monto total (S/ 1,000) pero en la cuota adelantada, solo le entregan S/ 900, según el ejemplo ", manifestó.

Si se analiza el costo financiero real para el pago de cuota adelantada, el interés ya no sería de 10% sino de 11.11%, acotó.

Así, el contador sugiere que ante la opción de pago de cuota adelantada, el deudor negocie la tasa de interés.

El cliente debería definir una tasa solo por el monto que está recibiendo, de lo contrario estará pagando interés por un monto que no desembolsó, aseveró.

Refirió que este tipo de pago se observa en créditos hipotecarios o en operaciones de leasing, en que el pago adelantado de la cuota se une a la inicial entregada por el usuario.

“En leasing, el interés calculado por el financiamiento incluye el valor total de la maquinaria, cuando sólo debería calcularse en función del monto prestado”, precisó.