Los dos se enfrentan a una cada vez más poderosa Wanda Maximoff, convertida en la Bruja Escarlata con el único objetivo de encontrar en un universo paralelo a los hijos que ella misma creó con su magia en la época en la que vivía junto a Vision (Paul Bettany) en el idílico Westview, en la serie “WandaVision”. EFE/©Marvel Studios 2022
Los dos se enfrentan a una cada vez más poderosa Wanda Maximoff, convertida en la Bruja Escarlata con el único objetivo de encontrar en un universo paralelo a los hijos que ella misma creó con su magia en la época en la que vivía junto a Vision (Paul Bettany) en el idílico Westview, en la serie “WandaVision”. EFE/©Marvel Studios 2022

Tras el éxito de “Spider-Man: No Way Home”, el universo Marvel sigue adelante con la nueva película de Dr Strange, que llega este viernes a las salas de todo el mundo y que tratará de emular el taquillazo del hombre araña con una historia en la que las mujeres juegan un papel importante.

Con una mezcla entre cine de aventuras, locura de universos y hasta historias de zombies, Sam Raimi vuelve a Marvel 14 años después de haber cerrado la primera trilogía de Spiderman, la protagonizada por Tobey Maguire.

Y lo hace con “Doctor Strange in the Multiverse of Madness”, una película que hace honor a su título y en la que Benedict Cumberbatch se viste de nuevo con la poderosa capa de Stephen Strange para enfrentarse nada menos que a la Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen).

Con la acción situada temporalmente después de “Avengers: Endgame” (2019) y de la fantástica serie “WandaVision” (2021), Raimi tira de su gusto por la oscuridad y el cine de terror para poner en pie una película que tiene de todo, incluso en exceso.

La primera entrega de “Doctor Strange” recaudó en el 2016 una cifra notable pero no de las más altas del universo Marvel: 677 millones de dólares frente a los 1,402 que había recaudado un año antes “Avengers: Age of Ultron” o la cifra estratosférica de “Avengers: Endgame”, con 2,797 millones en el 2019 (solo superada por los 2,847 de “Avatar” diez años antes).

Pero las críticas fueron buenas y al público le gustó este superhéroe de elegancia británica y aspecto de mago del siglo XIX que en aquella primera entrega empieza a desarrollar unos poderes que ya le llevaron a coquetear con el multiverso.

Ahora Raimi explora profundamente esos saltos de un universo a otro y las consecuencias que los actos en un mundo pueden generar en otro, una historia compleja con la que busca acercarse a los 1.892 millones de dólares recaudados por el último Spider-Man.

Una confusión con la que juega el guion, como reconoce Cumberbatch en las notas de producción del filme: “¿Será el héroe de su enemigo o el enemigo de su héroe? ¿Quién es nuestro Doctor Strange en el Multiverso? Se enfrenta literalmente a versiones de sí mismo para averiguarlo”, explica el actor británico.

Cumberbatch está acompañado en esta nueva aventura por una joven hispana, América Chávez, interpretada por Xochitl Gomez, una actriz estadounidense de origen mexicano cuya carrera se había centrado hasta ahora en la televisión.

“Me encanta lo joven que es porque es algo que no habíamos visto nunca” en el universo Marvel, resalta la actriz, que en el filme salpica sus diálogos en inglés con frases en español.

Los dos se enfrentan a una cada vez más poderosa Wanda Maximoff, convertida en la Bruja Escarlata con el único objetivo de encontrar en un universo paralelo a los hijos que ella misma creó con su magia en la época en la que vivía junto a Vision (Paul Bettany) en el idílico Westview, en la serie “WandaVision”.

“En mi opinión, no es muy divertido interpretar siempre al héroe de una historia que nunca se equivoca”, señala Olsen sobre una película en la que hay muchas apariciones inesperadas, aunque no de superhéroes de primera fila, porque no hay que olvidar que gran parte de la acción se desarrolla en los universos paralelos.

En uno de esos mundos repartidos por el universo el doctor Strange está muerto, en otro Wanda vive feliz con sus hijos y en otro hasta los personajes se convierten en dibujos animados.

Un brillante ejercicio visual que por momentos resulta confuso pero también divertido, trepidante, oscuro y terrorífico.

Y que supone una película de transición hacia el nuevo universo Marvel que la productora está construyendo de la mano de Disney, con protagonistas más jóvenes y con más mujeres en papeles principales.

Este mismo año llegará a las salas “Thor: Love and Thunder”, con una Natalie Portman que pasa de astrofísica y novia de Thor (Chris Hemsworth) a ser la superheroína Mighty Thor.

Así como “Black Panther” Wakanda Forever”, la continuación del filme que lanzó al estrellato al fallecido Chadwick Boseman, que no ha sido reemplazado en esta producción, que encabezan Letitia Weight, Angela Basett o Lupita Nyong’o.

Para 2023 está previsto el estreno de “The Marvels”, de nuevo protagonizada por Brie Larson como la Captain Marvel, muy bien acompañada por Ms Marvel (Iman Vellani) y Monica Rambeau (Teyonah Parris).

Todo un despliegue de poder femenino que ya comenzó con “Eternals”, la cinta dirigida el año pasado por Chloé Zhao, con Salma Hayek, Angelina Jolie o Gemma Chan.

Pero aún queda mucho para que la igualdad llegue a un universo dominado por Spiderman, Thor, Capitán América, Ojo de Halcón, Hulk, Daredevil o los X-Men.

TAGS RELACIONADOS