reconoció haber consumido EPO, recurrir a transfusiones de sangre, testosterona y cortisona para mejorar su rendimiento y ganar los , desde 1999 hasta el 2005. Los siete títulos ganados en dicha competición le fueron retirados en octubre de 2012, luego de las acusaciones de dopaje.

En tanto, el Comité Olímpico Internacional (COI) ha descalificado recientemente al ciclista y ha solicitado la devolución de la medalla de bronce que logró en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000.

En una entrevista exclusiva con la periodista Oprah Winfrey, el ciclista de 41 años, realizó una serie de confesiones sobre su consumo de sustancias prohibidas. La cadena británica BBC recopiló algunas de las preguntas y respuestas más impactantes.

¿Consumió Armstrong sustancias prohibidas?"Sí".

¿Sentía que estaba haciendo trampas?"En ese momento no. Era como jugar en igualdad de condiciones".

Sobre la extensión del dopaje en el ciclismo"No inventé la cultura (de dopaje) pero no intenté detenerla (…) No quiero acusar a nadie más, estoy aquí para reconocer mis errores".

La decepción de sus seguidores"Son personas que me apoyaron, que creyeron en mí. Tienen todo el derecho a sentirse traicionados. Y es mi culpa. Pasaré el resto de mi vida intentando ganarme otra vez esa confianza y pidiendo perdón a la gente".

El programa de dopaje en el que participó"Fue definitivamente profesional y fue definitivamente inteligente, si lo puedes llamar así. Pero fue muy conservador".

Vencer a toda costa"Se trataba de ganar a cualquier precio. Cuando me diagnosticaron (el cáncer) estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para sobrevivir. Tomé esa misma actitud ganar a cualquier precio en el ciclismo. Eso es malo. Ya tomaba drogas antes de eso, pero hasta entonces no era un acosador".

Las presiones a sus compañeros"Sí, fui abusivo. Intenté controlar la narrativa. Si no me gustaba lo que alguien decía, intentaba controlarlo. He sido así toda mi vida".

El miedo a ser descubierto"No (tenía miedo). Las pruebas han evolucionado. Por aquella época no llegaban a tu casa a hacerte pruebas ni las había fuera de competición. Durante la mayor parte de mi carrera no había tantas pruebas fuera de competición, así que no había forma de que te descubrieran porque ibas 'limpio' a las competiciones. Era cuestión de programarse".

Sobre el doctor italiano acusado de orquestar el plan de dopaje en el equipo"Michele Ferrari es un buen hombre y un hombre inteligente".

¿Por qué hablar ahora?"No creo que tenga una buena respuesta. Es demasiado tarde, probablemente para la mayoría de la gente es mi culpa. Veo toda esta situación como una gran mentira que he repetido muchas veces".