"Desnudo recostado", pintura del italiano Amadeo Modigliani, es el segundo cuadro vendido al más alto precio en la historia del arte. En la subasta de la casa Christie's, ayer en Nueva York, se pagó US$ 170.4 millones, y lo hizo un ciudadano chino, que se inició laboralmente como taxista y vendedor ambulante. Hoy es un financista con una fortuna de casi US$ 1,500 millones, de acuerdo al índice Bloomberg 2015 de multimillonarios.

Pero no es la primera vez que Liu Yigian ha pagado tanto por una obra de arte. Según BBC, el año pasado adquirió un tapiz de seda del siglo XV, conocido como un thangka, por US$ 45 millones en otra subasta de Christie's, en Hong Kong, y antes ya había desembolsado US$ 36.3 millones por el thangka, una pequeña taza de porcelana de la dinastía Ming conocida como la "copa de los pollos".

Las compras generaron, como ahora, titulares al establecer otros récords para objetos de arte chino.

BBC relata que a Liu Yigian, quien intervino por teléfono en la subasta, le tomó nueve minutos de frenética puja con otras seis personas para quedarse con el Modigliani. Al final, sus competidores no pudieron superar la oferta de US$ 170.4 millones.

El chino, multimillonario luego de especular en el mercado bursátil y operar en los mercados inmobiliario y farmacéutico entre los 1980 y 1990, es conocido por participar en las subastas con sumas imposibles para sus contrincantes, y romper sus propios récords de compra.

Zhuang Chen, editor digital del Servicio Chino de la BBC, explicó que Liu Yigian, de 52 años, "es un ávido coleccionista de arte", aunque remarcó que " también está muy interesado en el arte como inversión".

Ahora, con la caída de la bolsa china las opciones están limitadas, identificándose el valor de la inversión en arte. "En China hay un creciente ejército de clase media que ve el arte como una manera de acumular riqueza", señala Zhuang Chen.

Contrario a su bajo perfil en el mundo de los negocios, BBC dice que Liu es uno de los coleccionistas más visibles y hasta ostentosos. Pone como ejemplo que junto a su esposa, Wang Wei, han acumulado una importante colección de arte clásico y contemporáneo chino y ha construido dos museos para exhibirla: el Museo Long Pudong, inaugurado en 2012, y el Museo Long West Bund, abierto el año pasado.

Pero la agencia de noticias británica puntualiza que no todas sus adquisiciones de arte chino han sido exitosas. Su compra en US$ 8.2 millones de un pergamino de nueve caracteres chinos, supuestamente de la dinastía Song del siglo X al XIII, fue ridiculizada por un grupo de expertos chinos que lo consideraron una falsificación.

La reciente compra del Modigliani es la inversión más grande que ha hecho hasta el momento Liu en una obra de arte, pero marca su interés por el arte europeo e internacional y su apuesta a dónde cree que está el mercado rentable.

"Nu Couché (Desnudo recostado)" se expondrá en el Long Pudong, en el 2017, para marcar el quinto aniversario del museo.