| En otoño se suceden en poco tiempo cambios importantes en el paisaje.

El más visible tiene que ver con los cambios de color en las hojas de los árboles, que tornan a los más variados tonos por efecto de la luz y la temperatura.

Cada hoja tiene en la base de su peciolo una especie de grifo o válvula que corta el paso de savia en cuanto detecta que el otoño ha llegado.

Al no pasar savia, no puede haber verde clorofila y se abre la veda para que aparezcan colores que cada hoja tenía ocultos en el interior de sus células.