Si bien Noruega tiene reglas más estrictas que muchos productores sobre cómo trata el salmón, la piscicultura a nivel mundial es objeto de distintas polémicas, desde el uso de antibióticos hasta la sostenibilidad de la alimentación de peces. (Bloomberg)
Si bien Noruega tiene reglas más estrictas que muchos productores sobre cómo trata el salmón, la piscicultura a nivel mundial es objeto de distintas polémicas, desde el uso de antibióticos hasta la sostenibilidad de la alimentación de peces. (Bloomberg)