La vacuna rusa contra el coronavirus (Covid-19), denominada Sputnik V, es desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya de Moscú. (Foto: AFP)
La vacuna rusa contra el coronavirus (Covid-19), denominada Sputnik V, es desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya de Moscú. (Foto: AFP)

A poco más de un mes desde que aseguró tener la primera vacuna contra el , la denominada Sputnik V, ya hay mayores luces sobre esta. La fórmula es desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya de Moscú y, según la prestigiosa revista médica británica The Lancet, dos ensayos clínicos a pequeña escala (preliminares) muestran resultados alentadores.

De acuerdo con la publicación, los ensayos mostraron que la vacuna genera anticuerpos contra el coronavirus y no ha provocado incidentes adversos, aunque por ahora la comunidad científica internacional ve con cautela la noticia, pues aún faltan los resultados de las pruebas a gran escala.

En tanto, el ministro de Sanidad ruso, Mijail Murashko, informó que un 14% de los voluntarios que han participado en los ensayos clínicos posteriores al registro oficial de la vacuna han sufrido efectos secundarios como fiebre o dolor muscular, según informó Europa Press.

Vladimir Putin anunció el pasado 11 de agosto que Rusia tiene la primera vacuna contra el coronavirus. (Foto: EFE / Alexei Nikolsky).
Vladimir Putin anunció el pasado 11 de agosto que Rusia tiene la primera vacuna contra el coronavirus. (Foto: EFE / Alexei Nikolsky).

“Fueron vacunadas más de 300 personas. Un 14 % de ellos tienen quejas menores de debilidad, dolores musculares menores durante el día y alguna vez tienen fiebre”, dijo ante la prensa rusa. Agregó que ese tipo de complicaciones son previsibles y “están descritas en las instrucciones”.

La medicina rusa se base en adenovirus humanos, lo que la convierte en una “vacuna orgánica”, y no en vectores de adenovirus de mono o ARNm, que “están poco estudiados”, explicó el jefe del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kiril Dmítriev, a la agencia EFE.

Dmítriev es el encargado de suscribir contratos de venta y distribución de la Sputnik V con otros estados y aseguró que “algunos países latinoamericanos” recibirán la vacuna el próximo mes. Precisó que todo depende del visto bueno de los reguladores de cada uno de los países, aunque cree que en diciembre a más tardar, “muchos” podrán vacunar a su población.

“Por eso estamos incrementando el ritmo de trabajo, para aumentar la producción y ser capaces de distribuir grandes volúmenes de dosis” antes de que termine el año, señaló.

El RDIF asegura haber recibido pedidos de una treintena de países y calcula que este año se producirán más de 200 millones de dosis de la Sputnik V en el extranjero, cifra que en 2021 superará los 500 millones.

-Avances en Brasil y México-

El viernes pasado, el estado brasileño de Bahía firmó un acuerdo para realizar ensayos clínicos de fase III de la vacuna rusa, y hay planes de comprar 50 millones de dosis.

El gobernador de Bahía, Rui Costa, detalló que su estado recibirá 500 dosis iniciales tan pronto como la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) de Brasil apruebe el protocolo para los ensayos.

Los primeros suministros comenzarían en noviembre en espera de la aprobación de los reguladores de Brasil, agregó el RDIF. Si los ensayos tienen éxito, Bahía buscará comercializar la vacuna rusa en Brasil a través de su centro de investigación farmacéutica Bahiafarma, precisó Fabio Vilas-Boas Pinto, secretario de Salud de Bahía.

Brasil registra 4.3 millones de casos positivos de COVID-19 hasta hoy, de acuerdo con el recuento de la Universidad Johns Hopkins. En la imagen, una mujer es trasladada en una camilla frente al Asa Norte Hospital (Hospital Regional da Asa Norte-HRAN) en Brasilia. (Foto: EFE/ Andre Borges).
Brasil registra 4.3 millones de casos positivos de COVID-19 hasta hoy, de acuerdo con el recuento de la Universidad Johns Hopkins. En la imagen, una mujer es trasladada en una camilla frente al Asa Norte Hospital (Hospital Regional da Asa Norte-HRAN) en Brasilia. (Foto: EFE/ Andre Borges).

Rusia también ha suscrito un acuerdo similar con el estado brasileño de Paraná, que contempla la transferencia de tecnología. Además, de acuerdo con Dmítriev, hay acuerdos por 100 millones de dosis con Brasil y México, y la próxima semana se anunciarían nuevos contratos con países de la región.

“Hay un gran interés por parte de Venezuela, pero también de otros países. Algunos países lo dicen públicamente y muchos otros no lo hacen, pero están trabajando estrechamente con nosotros”, señaló.

Según Dmítriev, Rusia apuesta por América Latina como una plataforma no solo para la venta de Sputnik V, sino también para los análisis clínicos, la transferencia de tecnología y la producción conjunta.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asegurado que las vacunas que lleguen al mercado deben tener comprobada eficacia y seguridad, por lo que es necesario seguir todo el proceso científico para su desarrollo.

-En la mira de Filipinas y Arabia Saudí-

Filipinas está en conversaciones con Rusia para iniciar en octubre los ensayos clínicos de la vacuna. Ya se están ultimando los trámites para iniciar parte de la fase 3 e incluso para producir la Sputnik V de forma masiva en ese país, de acuerdo con sus autoridades.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, afirmó anoche que dará prioridad a las vacunas contra el COVID-19 desarrolladas por Rusia o China, sus aliados geopolíticos, en vez de las de farmacéuticas occidentales a las que acusó de “solo buscar lucrarse en medio de la pandemia”.

“Si la vacuna de Rusia o China es igual de buena y eficaz que cualquier otra vacuna, las compraré primero”, señaló Duterte en un discurso televisado la noche del lunes, en el que ofreció su colaboración a las empresas rusas y chinas que están desarrollando una vacuna.

Explicó que prefiere colaborar con China o Rusia por su “generosidad” hacia Filipinas al inicio de la pandemia, cuando reinaba la incertidumbre.

“Estábamos a la deriva, luego vino la tormenta. Ningún otro país nos ayudó”, indicó Duterte, que ha recibido donaciones de medicinas, mascarillas y equipos protectores de ambos países, aunque también de otras naciones.

En tanto, este martes Rusia dio el primer paso para llevar la Sputnik V a Arabia Saudí, el país más afectado por la pandemia en la zona del Golfo, con la firma de un memorando entre empresas para su posible desarrollo.

El RDIF firmó un memorando de entendimiento con la farmacéutica saudí Saudi Chemical Holding Company para que tramite ante las autoridades saudíes el registro y los estudios clínicos necesarios para distribuir la vacuna en el país árabe, informó la cadena de televisión Al Arabiya.

De obtener la autorización de las agencias gubernamentales correspondientes, la empresa saudí sería la encargada de distribuir el fármaco.

Arabia Saudí, con una población de 32.2 millones de habitantes, acumula 326.258 de casos positivos y 4.305 fallecidos por COVID-19 hasta hoy, de acuerdo con el recuento independiente de la .

MIRA: Perú, Costa Rica y Chile, los países con más empleo perdido por la pandemia