Andrés Manuel López Obrador. (Foto: AP)
Andrés Manuel López Obrador. (Foto: AP)

La semana pasada, las calles de Culiacán, capital del estado mexicano de Sinaloa, se convirtieron en un campo de batalla: el cartel de Sinaloa se enfrentó directamente al gobierno y ganó. La semana anterior, 13 policías fueron asesinados en una emboscada en Michoacán, probablemente por el cartel Jalisco Nueva Generación. En general, los asesinatos y secuestros rondan niveles récord y se extienden por el corazón industrial y la capital de México, que alguna vez fueron más seguros.