Eso sí, si decides incluir las aficiones en tu currículum, estas deben guardar siempre cierta relación con el empleo que buscas o con la empresa con la que quieres trabajar. En algunos casos, es mejor obviarlas, ya que puede resultar contraproducente. Tampoco mientas o exageres en tus hobbies o intereses porque los reclutadores podrían preguntarte sobre ellos en la entrevista, según .

En esta galería, te presentamos 12 hobbies que quedan muy bien en el currículum y que deberías considerar incluirlos.

Yoga

Para puestos que requieren de una gran exigencia o que generan mucho estrés, el ser practicante de yoga puede darte varios puntos de ventaja sobre el resto de candidatos. Esta actividad potencia tu autocontrol y tu capacidad de mantener la calma.

Deportes extremos

Desde la escalada a la bicicleta de montaña pasando por el paracaidismo o el surf. Incluir en el currículum que eres un amante de los deportes extremos dice de ti que eres alguien sin miedos, que te gusta superar los límites y que te encanta asumir riesgos.

Deportes de resistencia

Si corres maratones o realizas alguna otra actividad de resistencia, también puedes incluirlo en el currículum. La empresa valorará tu capacidad de sacrificio, tu dedicación y tu disciplina.

Producción de vídeos

Si estás buscando un puesto de trabajo relacionado con la producción, la realización de eventos o con las redes sociales, es interesante que incluyas que una de tus aficiones es hacer vídeos. Además, dice de ti que eres alguien perfeccionista y creativo.

Blog

Si escribes en un blog, también puedes incluirlo en el currículum, especialmente para puestos relacionados con el marketing y la comunicación. Eso sí, procura que esté actualizado y que no contenga errores o faltas de ortografía.

Jardinería

Los reclutadores pensarán que eres una persona detallista. Además, ser un apasionado de la jardinería puede suponer un valor muy importante en puestos relacionados con el medio ambiente o la sostenibilidad.

Cocinar

Señalar en el currículum que te gusta cocinar demostrará que eres alguien detallista, paciente y creativo. Puedes indicarle al reclutador cuál es la gastronomía que más dominas y si has realizado algún curso.

Capitán de un equipo

Pertenecer a un grupo cualquiera habla muy bien de tu habilidad para trabajar en equipo, pero si además eres el capitán significa que también tienes capacidad de liderazgo, algo que se requiere en casi cualquier candidato.

Fotografía

Si estás buscando un puesto en la industria creativa, en el mundo digital o en el marketing, el ser aficionado a la fotografía puede hacerte sobresalir sobre los otros candidatos. En caso de tener una web o una cuenta en alguna red social, no dudes en incluir el link en el currículum.

Tocar algún instrumento

No hace falta que seas un virtuoso, pero sí que tengas cierto dominio de instrumentos como la guitarra, el violín o el piano. Los reclutadores entenderán que eres alguien con dedicación y disciplina.

Bricolaje

Si te gusta el bricolaje o restaurar muebles en casa, también puedes incluirlo en el currículum. Demostrará que eres una persona paciente, detallista, resolutiva y con capacidad para concentrarte.

Afición fuera de lo común

Tener alguna afición fuera de lo común, siempre que diga algo positivo de ti y que guarde algún tipo de relación con la vacante a la que optas, puede ayudarte a conseguir el puesto. Llamará la atención de los reclutadores y quizá dé lugar a una conversación interesante durante la entrevista en la que puedas demostrar tu valía.

TAGS RELACIONADOS