No faltarán observadores que califiquen la reunión en Davos de esta semana como un gesto vacío, pero los multimillonarios tienen razón en una cosa: ignorar la desigualdad y el cambio climático ya no es una opción. (Foto: Bloomberg)
No faltarán observadores que califiquen la reunión en Davos de esta semana como un gesto vacío, pero los multimillonarios tienen razón en una cosa: ignorar la desigualdad y el cambio climático ya no es una opción. (Foto: Bloomberg)

TAGS RELACIONADOS