Ingreso de huevos de contrabando se da por carretera donde no existe mayor control aduanero, hasta hogares de Arequipa, Cusco, Puno y Tacna.
(Foto de Pixabay)
Ingreso de huevos de contrabando se da por carretera donde no existe mayor control aduanero, hasta hogares de Arequipa, Cusco, Puno y Tacna. (Foto de Pixabay)

La Asociación de Avicultores del Sur (Avisur) denunció que en los últimos meses se registra el ingreso al Perú de huevos de contrabando procedentes de la zona de Huancané (Bolivia). Se estima que el volumen asciende a 3.8 millones de unidades por semana.

Indicó que el ingreso se da por carretera donde no existe mayor control aduanero, hasta hogares de Arequipa, Cusco, Puno y Tacna.

“Hoy nos cuesta S/ 6.70 producir un kilo de huevos, venimos muy golpeados con el tema de la pandemia. Tenemos una pérdida de 40%. El contrabando es una competencia desleal para nosotros que cumplimos con todas las normas que el Estado nos pide para tener un producto que representa la proteína más rica del mercado y la única que no se puede adulterar”, indicó Raúl Salas, presidente de Avisur.

El representante gremial explicó que el gobierno boliviano subsidia el 20% del costo del huevo, lo cual reduce drásticamente el precio ofertado para las regiones del sur del país, y puede llevar a la quiebra a muchos productores que no pueden competir.

“Si Bolivia se apodera de ese mercado, desaparecen los productores de Arequipa y Moquegua, y luego empezarán a mirar a Lima”, agregó.

Por su parte, Pedro José de Zavala, miembro de Avisur, observó que esta red de comercialización ilegal de huevo afecta a 1 millón de familias que viven directa e indirectamente de este negocio.

“Hay casi 240,000 kilos semanales que entran y que hacen que los productores no se vean beneficiados por ello. Una clave para nosotros es que el Gobierno detenga eso para que esta competencia desleal desaparezca”, acotó.

Peligro sanitario

Salas detalló que existe un peligro de salud pública para los peruanos, pues el huevo boliviano de contrabando no tiene controles sanitarios, se producen en industrias informales en ese país, e ingresan al nuestro sin ningún tipo de control.

Es decir, es probable que puedan contener salmonella u otro tipo de enfermedades respiratorias que afectan a las aves”, precisó.

“Puede pasar que haya una cantidad de mortalidad importante de gallina si nos pasan alguna enfermedad que no podemos controlar y la población sea afectada, porque el precio subiría por una caída de la oferta”, añadió.

Más apoyo

Avisur señaló que, las autoridades regionales del Senasa y Sunat están haciendo su mejor esfuerzo, pero la magnitud del contrabando ha superado sus recursos.

En ese sentido, el gremio avícola -que representa a más de 400 granjas del sur del país- solicita que el gobierno nacional pueda apoyar estas iniciativas.

TAGS RELACIONADOS