Oslo (Reuters).- La pesquera noruega rechazó el lunes las críticas de sus accionistas sobre el plan para comprar a la productora de harina de pescado peruana , una adquisición que podría anular cualquier posibilidad de una fusión de mayor envergadura con el líder del sector.

, la mayor pesquera del mundo, ofreció US$ 1,700 millones, o 105 coronas por acción, por Cermaq con la condición de que la empresa controlada por el Estado no compre Copeinca, valuada en US$ 722 millones al precio actual del mercado.

El mayor accionista privado de Cermaq, Lansdowne Partners, dijo el viernes que la compra de Copeinca no debería seguir adelante y le pidió que considerara aceptar la oferta de Marine Harvest.

Pero tanto la gerencia como el Gobierno noruego han rechazado la oferta de Marine Harvest por considerarla demasiado baja y el presidente financiero de Cermaq, Tore Valderhaug, reiteró que la empresa estaba preparada para avanzar con la compra de la firma de la familia Dyer.

"Lo que entiendo es que (la objeción de Marine Harvest) no es en torno a Copeinca, es por otra cosa", dijo Valderhaug. "Todo este ruido que se ha generado sobre Copeinca (…) es sobre el financiamiento de transacciones muy grandes", agregó.

Marine Harvest ha dicho que no elevará su oferta, pero analistas del sector coinciden en que 105 coronas por acción es muy bajo.

Las pesqueras europeas gozan de un auge dado que los ajustados suministros y la amenaza de una segunda epidemia en dos años en Chile han apuntalado los precios de los pescados y por ende sus ingresos tras un difícil 2012.

Con la compra de Cermaq, Marine Harvest crearía a un gigante global en el sector en general, desde los alimentos para peces hasta el procesamiento.