(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

En México, resulta que la clave de las compras en línea son los pagos fuera de línea.

En una nación donde casi todos prefieren pagar en efectivo, Amazon.com Inc. y Wal-Mart de México SAB están impulsando un sistema de pago híbrido para alentar a más compradores a conectarse.

Amazon está dejando que la gente pague por los productos pedidos en su sitio web en la tienda de la esquina, mientras que la unidad local de Wal-Mart y el gigante minorista Grupo Elektra han instalado quioscos en megatiendas que funcionan de la misma manera. Incluso MercadoLibre, la plataforma minorista en línea más grande de América Latina, ha entrado en la tendencia.

Detrás del cambio se encuentra una población con un bajo índice de cuentas bancarias formales: menos de la mitad de todos los adultos en México tienen tarjetas de crédito.

Si bien China e India se han enfrentado a desafíos similares, su solución alternativa -permitir que los repartidores acepten los pagos en efectivo- no es una opción en México debido a las elevadas tasas de asaltos y robos en todo el país.

Aprovechar la base de consumidores de México sería una gran ayuda para los principales comerciantes de internet del mundo. El sector minorista en México es un negocio de US$ 168,000 millones, pero el mercado de comercio electrónico fue valorado en apenas US$ 17,600 millones el año pasado, dice la Asociación Mexicana de Internet.

Los consumidores pagaron la mitad de esas compras en línea al entregar el dinero en persona.

"No hay un solo retailer importante en México que no esté invirtiendo en esta categoría", dijo Eric Pérez-Grovas, presidente de la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO). "Las marcas que tienen tiempo en México tienen reconocimiento de marca, y pueden recibir en sus tiendas físicas al cliente para cobrarle y hasta entregarle el paquete".

Amazon, el jugador más nuevo en el mercado híbrido en línea y fuera de línea, lanzó su programa Amazon Cash el mes pasado, permitiendo a los clientes depositar dinero en una cuenta con el minorista en línea en más de 6.000 tiendas de conveniencia y farmacias en todo México y usar el crédito para hacer compras basadas en Internet.

"Trabajamos arduamente para que nuestros clientes tengan la mejor experiencia de compra posible", dijo Julio Gil, un portavoz de Amazon. "Seguimos trabajando en habilitar mecanismos de pago adicionales que se ajusten a lo que nuestros clientes en México requieren".

Walmex, la unidad local de Wal-Mart, ha instalado alrededor de 2,000 quioscos en todas sus tiendas, que funcionan no solo como punto de pago, sino también como una especie de estación de entrenamiento para clientes mayores y menos conocedores de la tecnología.

La compañía espera que los compradores que usan los quioscos hoy para comprar en línea y luego paguen en efectivo eventualmente hagan lo mismo usando sus teléfonos inteligentes, según Philip Behn, vicepresidente senior de comercio electrónico de Walmex.

"Vemos en México que el marco competitivo de E-commerce se ha intensificado mucho", dijo Behn. "Creemos que tenemos una fundacion, cimientos muy solidos no solo para competir sino paga ganar en el largo plazo. Nos da mucha confianza la inversión que estamos haciendo en este negocio".

Elektra también ha instalado alrededor de 250 quioscos y pretende tener uno en cada tienda para 2018.

"Es un proceso de evangelización", dijo Juan Carlos García, director de comercio electrónico de Elektra. "Muchos clientes nunca han comprado en línea".

Elektra, conocida por dar crédito a los segmentos más riesgosos de la población, los mismos que los bancos tradicionales generalmente evitan, se está preparando para extender los préstamos a los compradores de comercio electrónico a partir del 1 de diciembre.

"Somos pioneros en el crédito en línea", dijo García. "Está en nuestro ADN saber cómo prestar, cómo cobrar y cómo adaptarse a las necesidades de nuestros clientes".

A la cabeza de la tendencia está Oxxo, la omnipresente cadena de tiendas de conveniencia propiedad de la empresa de bebidas Fomento Económico Mexicano, o Femsa. Oxxo está trabajando con MercadoLibre y Elektra, aceptando pagos en sus casi 15,000 ubicaciones.

El año pasado, representó 35% de dichas transacciones en México, dice la asociación de internet.

El modelo híbrido parece estar funcionando, lo que ayuda a atraer a más compradores de internet. A pesar de que Euromonitor International dice que más de 90% de la población de México prefiere pagar cualquier transacción en efectivo, las ventas en línea han crecido casi 10 veces en seis años, según la asociación de internet.

Si bien los mexicanos pueden ser lentos para acoger la banca formal, no se puede decir lo mismo de la tecnología. El año pasado, casi dos tercios de la población tenía acceso a internet y 91% tenía teléfonos inteligentes.

"Los minoristas buscan constantemente maneras de flexibilizar sus pagos", dijo Euromonitor International en un informe. Los quioscos como los que Wal-Mart lanzó "representan una buena estrategia en términos de ayudar a los consumidores a sentirse más seguros al comprar productos en línea".

TAGS RELACIONADOS