El fue uno de los motores de las exportaciones con valor agregado entre el 2009 y 2012 y una fuente importante de generación de empleo en el país, pero la menor demanda mundial y la pérdida de competitividad han socavado la producción y todo apunta a que la actividad cerrará por cuarto año consecutivo en rojo.

Las exportaciones textiles cerraron con una contracción de 26.4% en el 2015 y en los primeros dos meses de este año mantienen un nivel de caída por encima de los dos dígitos (-17.5%), incluso en febrero apenas se exportó US$ 95 millones, el nivel más bajo registrado desde hace 10 años (febrero del 2006).

La presidenta del Comité de Confecciones de la (SNI), Marina Mejía Quiñonez, prevé que la actividad recién se empezaría a recuperar en el 2017, una vez pasada la incertidumbre electoral y la espera de entrar a nuevos mercados y recuperar espacio en los pedidos.

Si bien Venezuela y Brasil, dos mercados claves para los , se han caído por sus propios problemas económicos, la representante del gremio empresarial sostiene que ahora Argentina y Ecuador surgen como potenciales destinos para los productos peruanos.

"Nos interesa crecer en Francia, el mercado europeo también es atractivo pero exportar a Europa es complicado porque tiene otros sistemas, tiene muy cerca a Turquía y Macedonia pero hay que prepararnos y tener estrategias", mencionó.

Sin embargo, el mercado por excelencia sigue siendo Estados Unidos, donde países como Honduras, Vietnam, India, Bangladesh, Pakistán, Nicaragua y Guatemala, han desplazado a las prendas peruanas gracias a sus bajos costos, con los que los exportadores locales no pueden competir.

De los 20 países de destino, el 75% han presentado una caída considerable. Estos países son: Estados Unidos, Venezuela, Brasil, Colombia, Alemania, Argentina, Italia, Chile, Canadá, Ecuador, México, Panamá, Japón, República Dominicana y Bélgica.

La idea, según Mejía, es trazar estrategias público- privadas este año para tratar de recuperar el mercado estadounidense y los otros donde se ha perdido participación, aunque los sobrecostos administrativos y laborales han restado competitividad a las prendas peruanas frente a estos países.

"En la medida que vayamos mejorando los temas internos podremos ir mejorando y todas las empresas están tratando de ser más proactivas en las salidas a los mercados en el extranjero. Necesitamos buscar nuevos clientes, nuevos nichos de mercado", sostuvo.