Desde que en 1565 se creó la Casa de la Moneda de Lima para acuñar las primeros , se entendió en la sociedad colonial peruana lo vital que eran los “medios de intercambios” para la economía del país.

Los españoles trajeron al Perú sus monedas de oro y plata, pero se requería de mayor circulación monetaria. La moneda de plata fue el patrón colonial (la Casa de la Moneda produciría reales y luego pesos) y se mantendría así hasta bien entrada la República (siglo XIX).

LEE TAMBIÉN: Las monedas y billetes a lo largo de la historia del Perú hasta el día de hoy

A mediados del siglo XVIII, la Casa de la Moneda mejoró notablemente la calidad de las monedas con ayuda de máquinas modernas. El real se mantuvo firme en los tiempos convulsos de la independencia y algunas décadas más.

Billete que era equivalente a un sol peruano.
Billete que era equivalente a un sol peruano.

El historiador Dionisio de Haro Romero explica en su estudio “Plata y guerra en el Perú. La Casa de Moneda de Lima en tiempos de la , 1808-1830”, publicado en el libro colectivo “Historia de la moneda en el Perú” (BCR, 2020), el intento infructuoso del libertador José de San Martín por imponer en el Perú el papel moneda en reemplazo de la plata.

La plata era un bien que escaseaba en la Casa de Moneda, debido a una simple razón: las minas estaban controladas por los españoles y los propios mineros se sentían más aliados del virrey que de los patriotas independentistas.

De esta forma, los primeros años republicanos vieron a un real de plata algo debilitado por las luchas internas (guerras civiles), hasta que pasadas algunas décadas, y ya estable el régimen republicano, el Perú pudo vivir cierta estabilidad monetaria, tras el fin de la moneda colonial, es decir, del real y el peso, para volcarse republicanamente al sol.

Ordenanza de la Casa de la Moneda de 1755.
Ordenanza de la Casa de la Moneda de 1755.

El sol, por principio, debía acuñarse en oro y plata (se logró hacerlo en oro en 1863), pero las dificultades en la obtención de materia prima determinaron que solo circulara en plata. De esta manera, el papel moneda tomaría ventaja en el Perú.

Pero la moneda de papel se devaluaría cada vez más con los años y, luego de la Guerra del Pacífico (1879-1883), el Estado peruano debió volver a la moneda de plata (sol de plata) para recuperar respaldo físico.

Cuenta el historiador Carlos Contreras, en el libro citado, que apenas volvimos a la plata tras la guerra con Chile, “esta lamentablemente volvió a devaluarse en el mercado mundial” (pág. 16).

Un billete equivalente a una libra que data de 1914.
Un billete equivalente a una libra que data de 1914.

Años después, en 1897, durante el segundo gobierno del dictador Nicolás de Piérola, se estableció el patrón oro para nuestra moneda y se creó la libra peruana.

Contreras dice: “Como no teníamos una moneda de oro en circulación, se creó la libra peruana, bajo la equivalencia de diez soles de plata”. Así, nos insertamos en la economía mundial de cara al siglo XX.