Correr, montar bicicleta o seguir una rutina que encontramos en nuestra plataforma favorita. La situación a la que nos ha empujado la pandemia de COVID-19 nos ha obligado a reinventar la forma en la que nos ejercitamos, reemplazando los gimnasios por las pantallas.