Con la reapertura de los gimnasios aún lejana por la amenaza del coronavirus, muchas personas han optado por convertir algún ambiente de su casa –que ha pasado a ser, además, nuestra nueva oficina, aula de clases y centro de entretenimiento– en su área de ejercicios.