Un broche real de la reina María Cristina de Austria, regalado por su esposo el rey Alfonso XII de España, será una de las piezas que generarán más expectación en una subasta de , donde se rematarán más de 350 piezas de joyería, que están serán exhibidas en Nueva York hasta el próximo martes.

El broche, que permaneció en la familia desde la muerte de la reina en 1929 hasta la década de 1980, está formado por decenas de gemas dispuestas de manera que forman una flor de lis. La joya, que ahora pertenece a la baronesa Thyssen-Bornemizsa, se espera que alcance un precio de venta de entre US$ 1.5 millones y US$ 2 millones.

La colección de arte de la baronesa Carmen Cervera se exhibe en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid y en el Museo Carmen Thyssen de Málaga. La subasta será en Ginebra el próximo 13 de mayo.

Otras piezas destacadas del remate que llevará a cabo Christie's en la ciudad europea son los pendientes de rubíes y diamantes con un anillo similar que el magnate naviero griego Aristóteles Onassis le regaló a Jacqueline Kennedy, viuda del Presidente estadounidense John F. Kennedy, para su matrimonio en 1968. Los pendientes Van Cleef & Arpels tienen un precio estimado de US$ 250 mil a US$ 350 mil.

La subasta también incluye un diamante con forma de pera de 55.5 quilates con un valor estimado de entre US$ 10.5 millones; un diamante rosado de 5.18 quilates que lograría entre US$ 9.5 millones y US$ 12.5 millones, y un zafiro de Cachemira de 35,1 quilates que se espera sea vendido por entre US$ 3 millones y US$ 4.2 millones.