Las calles de Beijing quedaron vacías luego de que unas nueve millones de personas abandonaron la metrópolis para celebrar con sus familias el Año Nuevo chino, que ya inició la celebración a la medianoche.

De este modo, China despidió al Año del Dragón para dar la bienvenida a la Serpiente, menos poderosa en el horóscopo lunar. Sin embargo, este nuevo año sería "bendecido" por ser el mismo en el nació Xi Jinping, quien presidirá el grande asiático a partir de marzo.

Entre los invitados a los programas nocturnos que se emitirán esta noche en las cadenas estatales, están Celine Dion y el famoso surcoreano PSY.

De los más de 20 millones de residentes permanentes, alrededor de nueve han partido estos días en trenes, aviones o interminables viajes de autobús, según publicó hoy la Comisión Municipal de Transporte de Beijing.