Un total de seis ministerios de Estado, junto a la Defensoría del Pueblo, la Mesa de la Lucha contra La Pobreza, entre otras instituciones, están elaborando una estrategia para evitar el en las calles del Cercado de Lima, así como proteger a esta población vulnerable, informó hoy el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables ().

El objetivo de la estrategia es implementar acciones de prevención y atención integral en las ciudades de origen de los infantes y púberes para evitar así que en Lima vivan en condiciones precarias, pasando muchas horas en la calle trabajando, mendigando y expuestos a peligros.

En ello están involucrados el MIMP, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), el Ministerio de Educación (Minedu), la Defensoría del Pueblo, el Ministerio Público, el Ministerio del Interior, la Mesa de Lucha contra la Pobreza, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), la Municipalidad del Agustino y la Municipalidad de Lima Metropolitana.

La primera coordinación del plan se efectuó ayer en las instalaciones del MMPV, reunión en la que participaron representantes de los ministerios e instituciones citadas.

Al respecto, el viceministro de Poblaciones Vulnerables del MIMP, Fernando Bolaños, destacó la importancia de implementar sistemas de protección efectivos a favor de este grupo de niños y adolescentes y exhortó a que la articulación entre las entidades no quede solo en papel.

"El reto es brindar servicios de calidad que beneficien a las niñas, niños y adolescentes más vulnerables de nuestro país", afirmó.

Trabajo infantilUn trabajo de campo impulsado por el Programa Nacional Yachay del MIMP identificó, en el Cercado de Lima, a un total de 177 niñas, niños y adolescentes en situación de mendicidad, de los cuales el 54.2% proviene de Huancavelica, de los distritos de Yauli y Paucará.

El resto llegó a la capital desde Junín, Ayacucho, Cajamarca, Andahuaylas y Apurímac.

Durante la intervención, realizada en los primeros meses del año, se detectó que la mayoría se dedica a la venta de golosinas (37%), venta de frutas (33%) y a lustrar zapatos (16%), durante seis a 12 horas diarias.

La edad de esta población vulnerable, donde el mayor grupo está constituido por varones, oscila entre los 9 y 13 años. Solo el 25% está acompañado por sus padres y aseguran que llegaron a Lima durante las vacaciones para comprar sus útiles escolares.

Más del 25% reside en el distrito de El Agustino, así como en las zonas del Cerro San Pedro y 7 de octubre, y los distritos de La Victoria y San Juan de Lurigancho.

A dos años de su creación, el Programa Nacional Yachay ha atendido a más 7,000 niñas, niños y adolescentes en todo el país que se encontraban realizando alguna actividad económica, mendigando, viviendo en calle o en situación de explotación sexual.

El Programa Nacional Yachay- voz quechua que significa aprender- es una política nacional impulsada en setiembre del 2012, que busca restituir los derechos de las niñas, niños y adolescentes, que han buscado en la calle un espacio de socialización, convirtiéndola muchas veces en un espacio para vivir.