Red Iberoamericana de Prensa EconómicaExpansión – España

La comienza la semana y el mes con tímidos repuntes, hasta marcar máximos de US$ 1,400 la onza en la jornada. Pero este precio contrasta con las proyecciones de uno de los economistas más renombrados.

se apoya en seis argumentos principales para justificar el desplome que prevé en el precio del oro. Si se cumplen sus estimaciones, el correctivo superaría el 30% frente al precio actual.

No en vano, augura que antes del 2015 su cotización podría bajar del nivel de los US$ 1,000. En su opinión, la burbuja del oro ha estallado, y de ahora en adelante solo cabe esperar nuevas caídas.

1. Esta senda bajista, y las turbulencias sufridas desde el estallido de la crisis financiera, confirman que el oro no es una inversión segura, señala Roubini.

2. Recuerda que el precio del oro suele tener una evolución más alcista en periodos de elevadas presiones inflacionistas. La consideración del metal precioso como uno de los mejores activos para protegerse de la inflación choca con la contención que siguen mostrando los precios en las principales economías desarrolladas.

3. El oro 'no genera beneficio', al contrario de lo que sucede con los dividendos en la renta variable, con los cupones en la renta fija y con las rentas en la inversión inmobiliaria. Roubini destaca además que en un escenario de reactivación económica, como el actual, existen muchos otros activos que ofrecen mayores rentabilidades.

4. El momento de comprar oro es cuando las rentabilidades reales del efectivo y de los bonos son negativas, y cayendo, y este escenario no se corresponde con el actual.

5. Los países con mayores problemas de endeudamiento apenas han recurrido a sus reservas de oro para recortar la deuda. Esta tendencia podría cambiar.

6. Las políticas más conservadoras en EE.UU. han publicitado tanto la inversión en oro, que se ha convertido en contraproducente. "Para esta ultraderecha, el oro es la única protección contra el riesgo".

El datoCaídas. En mayo, el precio del oro se desinfló 5.4%, lo que supuso su séptimo mes de caída en los ocho últimos meses. En el 2013, el metal precioso acumula pérdidas por 15.7%.