Igualdad Salarial
Igualdad Salarial

Por: Gabriel O’Hara

Aunque pareciera que la Ley de Igualdad Salarial ha impedido a las empresas de crear salarios distintos para trabajadores que realizan las mismas labores o que cuenten con el mismo cargo dentro de la empresa, esto no es así.

De acuerdo a la sentencia de la Corte Suprema 915-2018-LIMA, los empleadores podrían contratar a trabajadores que realizan la misma labor y otorgarles un salario distinto, siempre que existan causas objetivas para esto.

En su sentencia, la Corte señala como causas objetivas de una diferenciación salarial las siguientes:

i) la empresa de la cual proviene el trabajador,

ii) la trayectoria laboral del trabajador,

iii) las funciones realizadas,

iv) la antigüedad en el cargo,

v) el nivel académico alcanzado,

vi) la responsabilidad atribuida en la empresa y,

vii) la experiencia y el expertise profesional o técnico.

Estos se agrega a los criterios contenidos en el reglamento de la Ley de Igualdad Salarial (Nº 002-2018-TR), los cuales son:

viii) la escasez de oferta de mano de obra,

ix) el desempeño del cargo,

x) la negociación colectiva y si el trabajador es parte del sindicato correspondiente y,

xi) el costo de vida del trabajador.

Estos criterios son bastante amplios y permitirían al empleador acordar un sueldo diferenciado entre dos trabajadores en el mismo puesto por temas como la situación familiar del trabajador, lo cual incide en su costo de vida, por haber ostentado un cargo distinto en el pasado, demostrando una diferencia en su trayectoria laboral, o porque el trabajador haya formado parte de otra empresa en un puesto más alto, teniendo más experiencia y expertise en el campo, por ejemplo.

“Cuando tenemos una demanda de homologación de remuneraciones, tenemos estos criterios objetivos que podemos demostrar que van a solventar la posición de la empresa para respaldar la diferencia remunerativa,” indica Elias Munayco, asociado senior del estudio Payet, Rey, Cauvi, Pérez

Adicionalmente, es necesario indicar que la misma Corte Suprema señala que existen otros factores que no ha podido nombrar por los cuales se consideraría legítima la diferenciación salarial, por lo que el empleador no debería sentir limitada su libertad de definir las remuneraciones de sus trabajadores, siempre que pueda tener alguna justificación objetiva para esto.

¿Qué otro tema te gustaría que desarrollemos en la web? Escríbenos a

TAGS RELACIONADOS