La creció durante los últimos quince años pese a la baja calidad de educación en el país, pero en el futuro ya no podrá repetirse este ciclo sin un impulso del capital humano, opinó el economista , hoy elegido como nuevo director del Banco Central de Reserva (BCR) por el Congreso.

"Todavía es materia de mucho debate si el crecimiento económico inicial de estos quince años de repente no ha tenido tanta necesidad del componente de capital humano, pero más adelante quizás sí", avizoró el también catedrático de la .

Yamada respondió así a las interrogantes planteadas por el expresidente del BCR, , quien dijo que el crecimiento de los ingresos ha sido más rápido en los sectores rurales, donde la educación es de mala calidad, respecto a la población urbana, donde existe una mejor educación. "Los que tuvieron la peor educación son los que se han desarrollado más rápidamente en los últimos quince años. ¿Qué está pasando? ¿La educación no importa tanto como creemos?", se preguntó Webb, pero no se atrevió a plantear una hipótesis.

Yamada sí se aventuró: "Me da la sensación de que esta fase inicial de crecimiento sí ha sido posible con muy baja calidad de educación. Solo hubo mayor conectividad para sacar al mercado los productos. Yo creo que el riesgo es que caigamos en la famosa trampa de los ingresos medios, con un porcentaje de población en pobreza extrema todavía muy importante. De cara al futuro es donde tenemos la preocupación por avanzar en la educación".

Educación ruralSegún el flamante director del , esta necesidad es palpable en los colegios unidocentes de las zonas rurales. "Allí los profesores buenos no aguantan más de un año y se van. Hay un proceso de descapitalización muy fuerte en estas escuelas de educación primaria".

En la educación secundaria, el problema está en que la distancia entre los colegios y las comunidades hacen imposible que los chicos puedan trasladarse diariamente.

Las distancias hacen imposible que estos chicos se puedan trasladar diariamente de las comunidades a las escuelas, allí está los principales problemas de cobertura. Para Yamada, la solución está en construir por lo menos una escuela de calidad mínima en la cabecera de cada distrito.

Y ahí no acaba todo. Debe plantearse un modelo conectado con las actividades productivas de las zonas, sino los jóvenes no tendrán ningún incentivo. "Las escuelas tienen que estar amarradas a los circuitos de producción de café o cacao, por ejemplo".

"Así, los alumnos tendrán una realización clara de lo que les enseñan. Eso sería mucho más productivo y les despertaría mucho más la mente a los chicos", planteó Yamada en el XXIV Seminario Anual del 2013: "Economía global, minería e inclusión social".

Dato:, el otro nuevo director del BCR.