A inicios del mes, abrió su primera tienda en Lima tras varios años de ausencia en el mercado local y no le fue nada mal: cerró unos 20 contratos de preventa y vendió otras motocicletas en sus primeros días.

Joaquín Bonilla, gerente general de Motoline – Harley Davidson Lima, indica que la meta es colocar de 80 a 100 en el primer año de funcionamiento de la tienda.

Actualmente, el local cuenta con unas 22 motocicletas en stock, contados modelos por cada familia: Street, Sportster, Dyna, Softail, Touring, V-Road y Trike. Motos de la línea premium CVO solo se traen a Lima por encargo.

[ Lee también: ]

La inversión de los clientes de oscila entre US$ 11,000 (línea Street) hasta US$ 55,000 en los vehículos de gama alta.

El ejecutivo precisa que el negocio no solo gira en torno a la venta de motocicletas, sino también en la venta de ropa, accesorios y servicio técnico de mantenimiento. Un cliente puede invertir hasta US$ 25,000 solamente en accesorios, la misma cantidad de dinero que le costaría una motocicleta de media gama.

Bonilla comenta que la inversión inicial en la tienda fue de US$ 1 millón, monto que se recuperaría a partir del segundo año de operaciones.

"Siempre los clientes buscan precio en el Perú, la mayoría está inclinándose por la línea Street y la línea Sportster", expresó el ejecutivo.

Otros datos

  • El concesionario Motoline SAC es una empresa del Grupo Tecnimotors, que tiene 36 años de experiencia en el mercado de motocicletas.
  • La local tiene más de 500 m2 de sala de ventas y otros 300 m2 destinados al taller.