De un total de 50 riesgos globales registrados en el reporte , del World Economic Forum (WEF) del 2012, los cinco primeros —vistos desde la probabilidad que tienen para suceder— son una severa desigualdad de ingresos, desequilibrios fiscales crónicos, aumento de los gases de efecto invernadero, ataques informáticos y la escasez del agua.

Así, para los próximos diez años, los riesgos del sector económico (disparidad de ingresos y desequilibrios fiscales) han desplazado a los del sector medioambiental del 2011, ya que los desastres climáticos e hidrológicos ocuparon los primeros lugares de ese ranking.

Además, por primera vez en la historia de este reporte, los ataques cibernéticos han formado a pasar parte de la lista (4to lugar), mientras que la preocupación del tipo social (provisión de agua) también entró al ranking.

Centros gravitantesEl informe de clasifica los riesgos percibidos por un grupo de encuestados (469) expertos de diversas industrias, gobiernos, academia y sociedad civil alrededor del mundo en cinco categorías: economía, medio ambiente, geopolítica, sociedad y tecnología.

En estas cinco categorías, los entrevistados tuvieron que asignar un riesgo —el que consideran que tendrá más impacto—, al cual se le denominó centro gravitante. Dentro de ellos, el ranking fue liderado por desequilibrios fiscales crónicos (economía), gases de efecto invernadero (medio ambiente), fracaso de gobernabilidad global (geopolítica), crecimiento insostenible de la población (sociedad) y fallas críticas de sistemas informáticos (tecnología).

De este mapa resultaron cuatro riesgos considerados como "conectores significativos de los centros gravitantes", dentro de los cuales la severa desigualdad de ingresos ocupa también el primer lugar. Le siguen los fracasos del sistema financiero, consecuencias imprevisibles de la regulación económica y volatilidad extrema de los precios en energía y agricultura.