En el Perú crecen cada vez más los a través de la creación de pequeños negocios, pero es necesario 'trepanar el cráneo de los , posicionar el producto, y cerrarlo", afirmó Jaime Ampuero, coordinador del Centro de Capacitación, Innovación y Desarrollo Emprendedor ().

El especialista en emprendimiento detalló que 'trepanar el cráneo' se refiere a insertar la marca del producto en la 'mente' de los consumidores, y cuando ya esté 'bien posicionada', convendría sellarla o cerrarla en su mente para evitar que 'huya' de las preferencias del consumidor.

Según el economista, un necesita hacer un 'plan de negocio', en la que incluya toda la información acerca del producto y del . Para ello puede apoyarse en un , con el fin de reducir los riesgos.

"Debe aterrizar en la idea de que el producto sea demandado por el consumidor o cliente potencial. Por ello, el emprendedor debe satisfacer un deseo del consumidor, mas no una necesidad, porque ésta puede ser efímera", acotó.

En la búsqueda de esa satisfacción tendrá la de su producto, porque lo importante no es captar un , sino un cliente. El especialista recalcó que el mercado peruano es muy 'novelero', porque le gusta consumir lo 'que está de moda', pero una vez que lo prueba decidirá su consumo si es que le gustó.

Para Ampuero, no solo basta identificar el producto, o investigar el mercado y potenciales compradores, puesto que también debería hacer el prototipo del producto, y enfrentarlo con el consumidor a través de diversas técnicas de , focus group, entre otros.

Según el economista, no solo las empresas grandes logran tener éxito en el mercado peruano, los emprendedores también pueden 'brillar', pero no se basarán en las mismas escalas que una empresa grande como "San Fernando" o "Kraft", sino que deberán ser más creativos.

Finalmente, sostuvo que el emprendedor peruano debe generar una 'propuesta de valor' en su producto, en este escenario el 'por qué' y el 'para qué' del producto es necesario tenerlo bien claro, porque sino al final el negocio no será sostenible en el tiempo, y "las estadísticas lo afiman, las empresas peruanas se crean, pero no se mantienen, y por eso, finalmente, mueren".