Los se han convertido en un factor clave para ascender a nivel profesional e incrementar las probabilidades de hallar un empleo con un cuantioso salario. El candidato se potencia si ha hecho la inversión en una universidad de fuera y, más aún, si se ubica en un país de habla inglesa. Pero inclusive un MBA internacional no garantiza una fácil recolocación en el mercado laboral, pese a que no deja de ser una herramienta valiosa.

Eso porque, según los especialistas consultados, la propicia que quienes vuelven del extranjero para buscar un nuevo puesto demoran en encontrar alternativas. Mientras hace unos pocos años los ejecutivos llegaban a su país de origen con un contrato bajo el brazo, el panorama ha cambiado, ya no es así.

No cabe duda, sugieren los head hunters, de que la reinserción de esos profesionales se ve afectada por el menor crecimiento económico. Lo cual repercute inevitablemente en la calidad del empleo dentro de un mercado en que además hay una buena cantidad de ejecutivos de alto nivel disponible.

Antes quienes retornaban del extranjero con una especialización solían encontrarse con múltiples , hoy demoran algunos meses en hallar empleo. Pues la oferta ha incrementado sin correlato en la demanda: se percibe ya menos vacantes para cargos como vicepresidentes de finanzas corporativas, ejecutivos de estudios o de estrategia, entre otros.

Eso va acompañado de las altas expectativas en materia de remuneraciones y beneficios de ejecutivos que retornan con un MBA y, que cada vez es más difícil satisfacer. Situación que los conlleva a renegociar por temor a no reubicarse luego.

Otro elemento no menos importante tiene relación con que antiguamente los MBA tenían una alta demanda y las empresas los valoraban, pero hoy es una especie de commodity, algo más estándar.

No por ello deja de ser un elemento relevante dentro de un CV, pero ya no es tanto un factor diferenciador. Y es que con el tiempo muchos empezaron a estudiar un MBA afuera y comenzó a ampliarse la oferta de candidatos con esa característica, dicen los expertos consultados por La Tercera de Chile.

Aún así los talentos, siempre escasos más cuando se han potenciado en el exterior, tienen más posibilidades de encontrar empleo respecto a quienes no ha pasado por uno de esos programas.