Módulos Temas Día

LinkedIn: Ocho reglas de buenos modales en el lugar de trabajo

Por obvio que parezca, recién hace poco la neurociencia ha podido explicar por qué ser considerado con los demás es una parte integral de lo que significa ser ‘humano’. El escritor Travis Bradberry brinda algunos tips en su artículo publicado por LinkedIn

LinkedIn

Ser considerado con los demás es ciertamente una buena conducta profesional, pero también es bueno para su salud.

Ser considerado con los demás es ciertamente una buena conducta profesional, pero también es bueno para su salud.

Ser considerado con los demás es ciertamente una buena conducta profesional, pero también es bueno para su salud.

El filósofo alemán Arthur Schopenhauer dijo una vez: "La cortesía es para la naturaleza humana lo que el calor es para la cera". Es verdad. Ser amable y considerado suaviza a las personas y las hace maleables a tu forma de pensar.

Pero además veo otro significado allí. Creo que Schopenhauer también quiere decir que ser considerado con los demás es una parte integral de lo que significa ser ‘humano’. Charles Darwin habría estado de acuerdo, pues afirmaba que nuestro instinto de ser considerados es aún más fuerte que nuestro instinto de ser egoístas.

Por obvio que parezca, recién hace poco la neurociencia ha podido explicar por qué. La investigación llevada a cabo por Dacher Keltner de la Universidad de California, Berkeley, demostró que nuestros cerebros reaccionan exactamente igual cuando vemos a otras personas con dolor como cuando experimentamos dolor nosotros mismos.

Ver a otra persona experimentar dolor también activa la estructura en el interior del cerebro que es responsable del comportamiento protector, llamada sustancia gris periacueductal.

Ser considerado con los demás es ciertamente una buena conducta profesional, pero también es bueno para su salud. Cuando muestras consideración por los demás, se activa el 'centro de recompensa' del cerebro, que eleva los 'químicos que nos hacen sentir bien' como la dopamina, oxitocina y los opiáceos endógenos. Esto te da una gran sensación, que es similar a lo que se conoce como "euforia del corredor", y toda esa oxitocina es buena para tu corazón.

Todo esto suena muy bien, pero ¿qué tan práctico es? ¿Cómo te vuelves más considerado cuando tienes tantas otras cosas compitiendo por tu energía mental finita? No es tan difícil; todo lo que tienes que hacer es emular los hábitos de las personas altamente consideradas.

1. Llegar a la hora.
Claro, a veces se presentan inconvenientes, pero siempre llegar tarde envía un mensaje muy claro de que tu tiempo es más importante que el de los demás, y eso es irrespetuoso. Incluso si realmente crees que tu tiempo es más importante, no tienes que gritar esa idea al mundo. En cambio, sé considerado y preséntate a la hora que dijiste que lo harías.

2. Ser deliberadamente empático.
Una cosa es sentir empatía por los demás, pero poner ese sentimiento en acción es otro asunto completamente diferente. Es genial poder ponerse en los zapatos de otra persona, de hecho, es esencial, pero eso no necesariamente se traduce en ser considerado.

Para ser deliberadamente empático, debes dejar que tu habilidad para ponerte en el lugar de los demás cambie lo que haces, ya sea que eso implique cambiar tu comportamiento para adaptarte a sus sentimientos o proporcionar ayuda tangible en una situación difícil.

3. Disculparse cuando sea necesario (y no cuando no lo sea).
Todos conocemos personas inseguras o tienen tanto miedo de ofender a alguien que prácticamente se disculpan hasta por respirar. En tales situaciones, disculparse pierde su significado. Pero es completamente diferente cuando una disculpa sincera es realmente necesaria. Cuando has cometido un error, o incluso creas que has cometido uno, pedir disculpas es una parte crucial de ser considerado.

4. Sonreír mucho.
Físicamente, es más fácil fruncir el ceño que sonreír; la sonrisa involucra 42 músculos diferentes; sin embargo, vale la pena hacer un esfuerzo extra, ya que la sonrisa tiene un gran efecto en otras personas. La gente de forma natural (e inconscientemente) imitan el lenguaje corporal de la persona con la que están hablando. Cuando le sonríes a la gente, inconscientemente devolverán el favor y se sentirán bien como resultado.

5. Cuidado con tus modales.
Mucha gente ha llegado a creer que los modales no solo son innecesarios, sino que son indeseables porque son falsos. Estas personas piensan que ser educado significa que estás actuando de una manera que no refleja cómo te sientes en realidad, cuando es todo lo contrario. " Conocer tus modales" se trata de enfocarte en cómo se siente la otra persona, no en cómo te sientes. Se trata de actuar conscientemente de una manera que tranquilice a otras personas y las haga sentir cómodas.

6. Ser emocionalmente inteligente.
Una de las grandes falacias que nuestra cultura ha adoptado es que sentir algo es lo mismo que actuar en base a ese sentimiento, y eso es simplemente incorrecto, porque hay una pequeña cosa llamada autocontrol. Ya sea que se trate de ayudar a un compañero de trabajo cuando corres contra el reloj para cumplir con tu propio plazo o continuar siendo agradable con alguien que no le devuelve el favor, ser considerado a menudo significa no actuar de acuerdo con lo que uno siente.

7. Tratar de encontrar la manera de que todos ganen.
Mucha gente aborda la vida como un juego de todo o nada. Ellos piensan que alguien tiene que ganar y alguien más tiene que perder. Las personas consideradas, por otro lado, tratan de encontrar la manera de que todos ganen. Eso no siempre es posible, pero es su objetivo. Si quieres ser más considerado, deja de pensar en cada interacción con los demás como un escenario de ganar o perder.

8. Actuar según la intuición cuando se trata de necesidades de otros.
A veces puedes intuir cuándo alguien está molesto o tiene un mal día. En tales casos, ser considerado significa consultar con ellos para ver si tu intuición es correcta. Si tu intuición te dice que te acerques, hazlo; ellos apreciarán tu preocupación.

Leer comentarios ( )

Ir a portada