Recetas gastronómicas serán protegidas por Indecopi

Bajo régimen sui generis de propiedad industrial según decreto de ley 1397.

Ají de gallina El ají es un tipo de guiso o de crema espesa muy común en la gastronomía peruana. El más tradicional es el que se elabora con la carne de gallina, aunque en algunas ocasiones puede ser sustituido por el pollo. La carne se guisa con un caldo

Por: Redacción Gestión

Los platos típicos de la gastronomía peruana como el ají de gallina, la papa a la huancaína, el seco de chavelo, el lomo saltado, la pachamanca, entre otros, o postres tradicionales como la mazamorra morada, el King Kong, el suspiro a la limeña, etc., podrían recibir el tratamiento de Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG); y, por lo tanto, ser protegidas y reivindicadas bajo un régimen sui géneris de propiedad industrial.

El reconocimiento de las ETG se trata de un elemento de propiedad industrial que protege los saberes ancestrales culinarios. Constituye una herramienta que contribuirá a potenciar la promoción de la oferta gastronómica típica del país.

Esto ha sido posible con la publicación del Decreto Legislativo N° 1397, publicado hoy por el Poder Ejecutivo, a propuesta del Indecopi .

Las ETG son signos de calidad que garantizan que determinadas preparaciones gastronómicas tienen ingredientes y/o métodos de preparación tradicionalmente peruanos.

En ese sentido, los emprendedores del sector de gastronomía y turismo podrán comunicar mejor los atributos de sus productos a los consumidores y resaltar las recetas y platos típicos.

Indicaciones geográficas
El Decreto Legislativo N° 1397 también promueve el régimen de Indicaciones Geográficas (IG). Estas constituyen signos utilizados para distinguir productos que tienen un origen geográfico concreto, cuyas cualidades, reputación o características se deben esencialmente a su lugar de origen, siendo que, por lo general, consiste en el nombre del lugar de origen de los productos.

Esta figura permitirá agregar valor a aquellos productos que cuentan con potencial para desarrollar una estrategia de diferenciación y posicionamiento con base en su origen geográfico tanto en el mercado nacional como internacional.

La indicación geográfica respaldada por una sólida gestión comercial sirve entre otras cosas, para agregar valor a productos originarios de una zona geográfica específica y facilitar la penetración de tales productos en mercados externos.