Módulos Temas Día

¿Qué son los microplásticos y cómo es que pueden terminar en un plato de ceviche?

El Minam detalló que el consumo de microplásticos podría generar desórdenes de alimentación, alteración en el metabolismo energético, cambios en la fisiología hepática, entre otros efectos.

Microplásticos,Ministerio del Ambiente,Minam,Ceviche,

El Ministerio del Ambiente pidió disminuir el uso del plástico a fin de evitar la contaminación de los mares. (Imagen referencial/Archivo)

El Ministerio del Ambiente pidió disminuir el uso del plástico a fin de evitar la contaminación de los mares. (Imagen referencial/Archivo)

El Ministerio del Ambiente pidió disminuir el uso del plástico a fin de evitar la contaminación de los mares. (Imagen referencial/Archivo)

El Ministerio del Ambiente explicó, a través de una publicación en Facebook, qué son los microplásticos y cómo es que terminan muchas veces en nuestra cadena alimenticia, como por ejemplo en un plato de ceviche.

En su publicación, el Minam detalló que los microplásticos se forman principalmente por la degradación del plástico. Su tamaño se encuentra en el rango de 5 mm (grosor de un lápiz) hasta dimensiones tan pequeñas que son imperceptibles.

Se han encontrado microplásticos en la fauna marina (peces, moluscos, aves, tortugas, etc), sal, agua de grifo y embotellada, miel y polvo.

El Ministerio del Ambiente advirtió que el consumo de microplásticos podría generar desórdenes de alimentación, alteración en el metabolismo energético, cambios en la fisiología hepática, entre otros efectos. Por ello, reiteró su recomendación de disminuir el uso de plástico desechable.

CAMPAÑA
A fin de evitar que el plástico termine siendo arrojado al mar, lo que afecta el ecosistema marino, el Ministerio del Ambiente y Oceana, organización dedicada exclusivamente a la conservación de los océanos, lanzaron, a fines de octubre, la campaña “No quiero esto en mi ceviche”.

Dado que el ceviche es el plato bandera del Perú y el pescado su principal ingrediente, debe tenerse en cuenta que las partículas de microplásticos, invisibles al ojo humano, terminan en el organismo de los peces, y esto podría afectar a nuestra gastronomía.

“Una persona puede consumir hasta 14 partículas de microplásticos al beber un vaso de agua, ello demuestra que todo lo que arrojamos al océano vuelve a nosotros y pueden llegar hasta nuestra mesa, camuflados en cualquier plato marino", advirtió Juan Carlos Riveros, director científico de Oceana.

Leer comentarios ( )