La tendencia a la baja de los conflictos sociales sería irreversible en el mediano plazo, cuando se institucionalice la experiencia de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad () y se desarrollen políticas de Estado adicionales para reforzar la prevención, afirmó hoy el alto comisionado de esta entidad, .

"En diez meses se ha demostrado que si se previene oportunamente un conflicto, este puede ser controlado y gestionados mediante el diálogo. Ese es el camino", observó.

En declaraciones a la Agencia Andina, dijo que los en el país registran una tendencia consistente a la baja, en virtud a las tareas de prevención y atención oportuna desplegadas por el gobierno del presidente Ollanta Humala.

Tras recordar que en diez meses de gestión de su despacho se han resuelto 32 conflictos, remarcó que esta cifra responde una intervención de los problemas desde su etapa inicial, lo cual evita que se desarrollen y extiendan.

"Hemos establecido como estrategia principal el trabajo de la prevención. Un conflicto no se desarrolla de un día a otro, sino progresivamente, cuando es desatendido y crece en intensidad", explicó.

Añadió que, más allá de las cifras, lo importante es que se está generando mecanismos para prevenir los conflictos, escuchando a la población, a las empresas involucradas y encontrando respuestas a través de un proceso de diálogo.

En las regiones donde se han producido conflictos, el Estado trabaja de manera coordinada con la población, dialogando y canalizando inquietudes, sostuvo.

"La tarea es impulsada por las mesas de diálogo y desarrollo, donde se tiene contacto con los directamente involucrados", subrayó.

Uno de los casos resueltos –destacó- fue el de Quellaveco, donde los pobladores y la empresa, bajo el auspicio del Estado, se pusieron de acuerdo en iniciar el desarrollo de la región surandina de Moquegua a través de ese proyecto minero con planes, plazos y objetivos precisos.