Conviene más mirar curva rendimiento de economía

La señal económica es aún más fuerte cuando hay una inversión directa de la curva, que es cuando los rendimientos a corto plazo son superiores a los de los valores del Tesoro a más largo plazo.

Conviene más mirar curva rendimiento de economía

Bloomberg.- El rápido aplanamiento de la curva de rendimiento del Tesoro de Estados Unidos está aumentando la preocupación sobre las perspectivas de la economía.

Eso es de esperar, ya que la pendiente de la curva ha ganado importancia como herramienta de proyección debido a su trayectoria consistente y confiable. En resumen, una curva estrecha se asocia con una desaceleración en el crecimiento.

La señal económica es aún más fuerte cuando hay una inversión directa de la curva, que es cuando los rendimientos a corto plazo son superiores a los de los valores del Tesoro a más largo plazo.

Todavía no hemos llegado a eso, pero lo que tiene a todos indignados es que, en los 63 puntos base, la diferencia entre los rendimientos de los valores del Tesoro a dos y 10 años se ha reducido desde 128 puntos base en enero y ahora se encuentra en el nivel más estrecho desde 2007, justo antes del comienzo de la última recesión.

Para algunos, los cambios en la curva de rendimiento del Tesoro son suficientes para garantizar un cambio en la visión sobre la futura trayectoria de la economía. Ahora mismo, sin embargo, no lo son. Es importante equilibrar los cambios que tienen lugar en la curva de rendimiento del mercado financiero con la curva de rendimiento de la economía.

La curva de rendimiento de la economía es el diferencial entre la tasa de interés de los fondos federales y el producto interior bruto nominal. Esta relación es la más importante, ya que es la capacidad del consumidor y las empresas para asumir o pagar los costos de endeudamiento más elevados lo que podría afectar a la larga el crecimiento económico.

Según los datos del tercer trimestre, la curva de rendimiento de la economía se acerca a 300 puntos base, que se calcula tomando la tasa de crecimiento anualizada del 4.1% en el PBI nominal menos el promedio trimestral de la tasa de interés de los fondos federales del 1.15%. La brecha se ha ampliado en 65 puntos base respecto del año anterior.

Incluso si la Reserva Federal, como se esperaba, eleva las tasas en 25 puntos base en su reunión de diciembre, el diferencial debería aumentar sobre la base de estimaciones de un crecimiento del 4.5% al 5% en el PBI nominal.

En una perspectiva histórica, la curva de rendimiento de la economía es inusualmente amplia, lo que es indicativo de una perspectiva de crecimiento positiva. Sin duda, el diferencial promedio durante el ciclo de crecimiento de la década de 1990 fue de 100 puntos base y en la década del 2000 fue de 200 puntos base.

Además, la historia también muestra que un diferencial plano o invertido entre la tasa de los fondos federales y el crecimiento del PIB nominal siempre precede a una desaceleración económica o recesión.

Por el contrario, la curva de rendimiento del mercado financiero tradicional, o el diferencial entre la tasa de los fondos federales y el bono del Tesoro a 10 años, se ubicó en 110 puntos base en el tercer trimestre.

Es probable que finalice 2017 con el diferencial trimestral más estrecho desde el inicio de la última recesión, lo que enviará la misma señal que la parte de la curva de los valores entre dos y 10 años.

Es muy posible que el estrechamiento de la curva de rendimiento tradicional refleje factores técnicos más que fundamentales. Los programas cuantitativos de compra de bonos de la Reserva Federal y otros bancos centrales sin duda han producido un efecto de anclaje en el extremo a largo plazo del mercado de bonos que no estuvo presente en los ciclos anteriores.

Además, los cambios en la política monetaria a menudo influyen en las expectativas de los inversores sobre las perspectivas de crecimiento e inflación.

Dado el entorno actual de baja inflación, bien podría ser que los inversores estén apostando a que la actual trayectoria de política monetaria amortiguará los riesgos futuros de inflación y posiblemente lleve a una reversión de las tasas a corto plazo en algún momento.

Con toda probabilidad, el efecto de señal derivado de los cambios en la curva de rendimiento para la economía podría no ser tan fuerte hoy en día y limitarse a los mercados financieros. Mientras tanto, la economía se verá respaldada por el amplio y positivo diferencial entre la tasa de interés de los fondos federales y el crecimiento nominal del PBI, lo que ayudará a respaldar los beneficios empresariales y las acciones.

Las perspectivas para el mercado de renta fija son menos optimistas porque el entorno de crecimiento positivo obligará a la Fed a continuar normalizando la política monetaria impulsando aún más las tasas.

-Joseph G. Carson es el ex director global de investigación económica de Alliance Bernstein.

Leer comentarios ( )

Fotogalerías