Módulos Temas Día

Smart money Luis Ramírez Luis Ramírez

…y qué nos recomienda el chef para el segundo semestre?

La diversificación global fue, es y será la receta para una adecuada gestión del patrimonio. Por demás está decir que esta diversificación supone asignar parte de la riqueza financiera en las cuatro clases de activos, ponderando aquellos cuyo comportamiento se favorecería de los fundamentos vigentes, en cada una de las regiones o bloques económicos. Obvio, previo a realizar tal asignación deberíamos tener claro los fundamentos globales, y cómo ellos afecta las valorizaciones de las distintas clases de activos.

La diversificación global fue, es y será la receta para una adecuada gestión del patrimonio. Por demás está decir que esta diversificación supone asignar parte de la riqueza financiera en las cuatro clases de activos, ponderando aquellos cuyo comportamiento se favorecería de los fundamentos vigentes, en cada una de las regiones o bloques económicos. Obvio, previo a realizar tal asignación deberíamos tener claro los fundamentos globales, y cómo ellos afectan las valorizaciones de las distintas clases de activos.

Revisemos entonces esos fundamentos. De manera general los mercados desarrollados se siguen mostrando positivos. Tras los datos de PBI del segundo trimestre en EEUU, podríamos esperar que durante el segundo semestre se siga consolidando la economía del país, principalmente sustentada en la solidez del mercado laboral, a lo que se suma un sector financiero fuerte. A pesar que la inflación no ha seguido el comportamiento esperado de acuerdo con el estado del mercado laboral, deberíamos esperar que la Reserva Federal continúe con su programa de normalización de la tasa de interés según lo anunciado, y probablemente en los próximos meses tendremos más información acerca cuándo y cómo se realizaría la reducción de la hoja de balance de la FED.

La zona Euro también viene mostrando fortaleza en lo que va del año, superando las expectativas del mercado. En línea con ello el BCE mejoró sus perspectivas de crecimiento para los próximos dos años. De la misma forma, la economía de Japón, con una política monetaria que mantiene las tasas de interés en -0.10%, acumula ya varios trimestres de crecimiento apoyada en la fortaleza de su sector exportador, a lo que se ha sumado el crecimiento del consumo familiar.

En los mercados emergentes me parece oportuno destacar la sorpresa positiva de la economía China, que en el segundo trimestre creció por arriba de lo esperado, de la mano del incremento de la producción industrial y un crecimiento del sector exportador que superó largamente las expectativas. Otra de las economías emergentes que vale la pena mencionar es la India, donde el triunfo del partido político gobernante en las elecciones regionales en marzo aseguraría la continuidad de las reformas que desde el año pasado ya se venían implementando, lo que ya se traduce en la sostenida mejora del sentimiento del mercado, y que explica el avance que muestra en lo que va del año su mercado de acciones. Entre los emergentes LatAm habría que mirar Brasil, que en el primer trimestre del año logró revertir 8 trimestres de recesión. A pesar de que el factor político asociado a la baja popularidad del presidente Temer involucrado en los problemas de Lava Jato es un factor de riesgo, se ha logrado avanzar con las reformas que permitirían al país reducir su déficit fiscal que actualmente llega a niveles cercados al 9% de su PBI.

He tratado de resumir y presentar de manera muy general cómo va el mundo, pero igual nos sirve de referencia para elaborar la asignación estratégica de los portafolios. En este sentido, seguimos sobre ponderando acciones respecto a bonos. La tendencia de la política monetaria en EEUU sugiere asumir una posición defensiva en renta fija. Debo hacer hincapié que la estrategia defensiva en esta clase de activos de ninguna manera significa que no se deba invertir en bonos, solamente significa que las duraciones menores serán preferibles a las duraciones largas, que los bonos de tasa variable serán preferibles a los bonos de tasa fija, entre otros puntos. Hay que tener en cuenta que estos instrumentos tienen y cumplen una función en los portafolios según la estrategia que se siga.

En renta variable, seguimos positivos para mercados desarrollados. En EEUU vemos más valor en sectores como Consumo Discrecional, Financiero, y Tecnológico. En la zona Euro se ven oportunidades en España, Alemania, mientras que el sistema financiero de Italia todavía representa un factor de riesgo. Pero aparte de los mercados desarrollados, los mercados emergentes han empezado a mostrar oportunidades. China es uno de los países que se ve atractivo, especialmente los sectores relacionados a demanda interna que se favorecería en la medida que siga avanzando el cambio de su modelo económico. La India es otro país que hay que mirar, en el que se puede invertir a través del ETF que replica el índice de su Bolsa (PIN). Entre los emergentes LatAm, incorporamos Brasil, sin embargo, nos mantenemos cautos con Chile, cuya economía recién recibió una rebaja en su calidad crediticia por parte de Standard & Poors, lo cual sustentó en la desaceleración del crecimiento económico sumado al creciente gasto fiscal, incremento del endeudamiento y presiones sociales. También nos mantenemos cautos con Perú, donde las expectativas que se fijaron sobre el nuevo gobierno el año pasado no se cumplieron, y a pesar del repunte sorpresivo del PBI del último periodo que se explica principalmente por sectores primarios, los sectores procíclicos mantienen tasas de variación negativas. El consenso de mercado estima que para el cuarto trimestre del año podría observarse una recuperación de los indicadores económicos, por lo que el avance de la Bolsa local estaría condicionado principalmente a la dinámica del sector minero, que se beneficiaría de las mejores perspectivas en el precio del zinc y el cobre. Mientras que los sectores relacionados a demanda interna podrían mostrar poco dinamismo todavía durante el tercer trimestre del año.

Entre los commodities mineros el cobre y el zinc se ven bien. El primero apoyado por las mejores perspectivas sobre la economía China, mientras que, en el caso del zinc, si bien no se espera un crecimiento significativo de la demanda, el cierre de minas importantes el año pasado y las restricciones de producción en el primer trimestre del año suponen que los límites de oferta se mantendrían. En el caso del oro, pienso que tendremos un desplazamiento lateral con una resistencia en USD 1,305 y un soporte en USD 1,215, y su volatilidad como ha venido sucediendo estará condicionada por las decisiones de la FED en torno a su tasa de referencia y el incremento de la aversión al riesgo de los inversionistas según los eventos políticos que se espera en el presente año.

Finalmente, si bien esta es una visión bien general de en qué clase de activos y en qué regiones se ve valor, no olviden que los mercados son cíclicos, los movimientos de los precios tampoco son lineales, y aún si nos encontramos en una tendencia alcista, identificar el momento oportuno para ingresar a tomar posiciones es importante. Aunque a algunos no les gusta, yo siempre recomiendo complementar el análisis de los fundamentos con el Análisis Técnico. Éxito en sus inversiones.

 

 

Leer comentarios ( )