Módulos Temas Día

Smart money Luis Ramírez Luis Ramírez

La distancia mas corta entre dos precios, no es la línea recta

Si ha tomado la decisión de gestionar sus inversiones (la alternativa es delegarlas en un especialista), es importante para el éxito de dicha gestión contar con conocimientos de temas económicos y financieros, tiempo para analizar la información, madurez emocional que les evite caer en trampas psicológicas inherentes a la naturaleza humana al momento de tomar decisiones, y entender muy bien la dinámica y comportamiento de los precios en el mercado.

Si ha tomado la decisión de gestionar sus inversiones (la alternativa es delegarlas en un especialista), es importante para el éxito de dicha gestión contar con conocimientos de temas económicos y financieros, tiempo para analizar la información, contar con la madurez emocional que les evite caer en trampas psicológicas inherentes a la naturaleza humana al momento de tomar decisiones, y entender muy bien la dinámica y comportamiento de los precios en el mercado.

Esta vez voy a darles una pincelada de algunos movimientos de mercado que a veces los inversionistas con poca experiencia no tienen en cuenta. Asociado a ello voy a comentar algunos aspectos psicológicos que a algunos inversionistas, a pesar de contar con algo de experiencia, los lleva a cometer errores al momento de asumir una posición (compra o venta) en el mercado.

Verán, el precio de los activos (acciones, commodities, bonos, ETF’s, Futuros) en el mercado nunca avanza o retrocede en línea recta. Los fundamentos vigentes, positivos o negativos, determinan lo que llamamos la tendencia de los precios en el mercado, es decir la dirección en que se desplazan. En este sentido, tales tendencias pueden ser alcistas o bajistas respectivamente.

Sin embargo, en el corto plazo el ruido producido por noticias como por ejemplo, indicadores económicos que superan o decepcionan al consenso de inversionistas, eventos específicos relacionados a temas de gestión financiera u operativa en las empresas, o noticias en general (acá todo importa y nada es casualidad) van a dar paso a movimientos que interrumpen temporalmente la subida (tendencia alcista) o la caída (tendencia bajista) de los precios. A estos movimientos que recortan temporalmente el avance o retroceso de los precios llamamos “correcciones de mercado”. El gráfico a continuación ilustra para una tendencia alcista lo que quiero expresar, y muestra las dos formas en que el mercado usualmente corrige dichos movimientos de tendencia.

  Correcciones

El ejemplo de la izquierda grafica lo que sería una corrección de precios, cuando la cotización detiene su avance y retrocede recortando parte del avance previo, para luego continuar con la tendencia (en este caso alcista). El ejemplo de la derecha muestra lo que llamamos una corrección de tiempo, el precio hace una pausa dentro del avance, no cae, se desplaza lateralmente para luego retomar la tendencia.

Créanme, tarde o temprano las correcciones se presentan. Aún teniendo claro los fundamentos, y por lo tanto la tendencia vigente, tener presente esta característica del comportamiento de los precios mejorará el “timing”, o la elección del mejor momento para comprar o vender el activo en que está invirtiendo.

Pero en esta dinámica de avances y retrocesos es muy importante controlar las emociones. Les explico, resulta que el ser humano es codicioso, y cuando una acción está subiendo, y vemos que nuestros amigos, conocidos y no muy conocidos están ganando dinero, no podemos resistirnos a la tentación, la presión del entorno se vuelve una motivación muy fuerte y terminamos comprando o invirtiendo también en esa acción que viene subiendo, pues no queremos perdernos la fiesta. Lo peor de todo es que a veces operamos sin el mayor análisis de lo que estamos haciendo, tendemos a pensar que el cielo no es el límite y que la acción en cuestión subirá y subirá. La ambición nubla nuestra racionalidad, y nos olvidamos que así como el agua moja y el cielo es azul, los precios en el mercado corrigen.

Lo peligroso de caer en esta trampa, es que a veces lo que viene a continuación del avance no es una simple corrección, a veces puede ser incluso un cambio en la tendencia. Siempre recordar que los mercados son cíclicos, y si entran o realizan la inversión cuando la tendencia ya está madura, la probabilidad de agotamiento y próximo cambio a una tendencia bajista es mayor. En este tipo de situaciones el Análisis Técnico como complemento al Análisis de los Fundamentos es de gran ayuda en la toma de decisiones. Pero cualquier análisis o enfoque será inútil si no logran desprenderse de los sesgos emocionales. No dejen que la codicia y la ambición nublen su capacidad para evaluar riesgos. Cuando me he enfrentado a situaciones de este tipo, en que los precios ya muestran un avance importante y el riesgo de una “mala compra” es mayor, suelo repetirme a mí mismo que “siempre es mejor dejar de ganar, que perder capital”, y créanme que funciona.

Ya para aterrizar lo expuesto en los párrafos anteriores, les muestro el gráfico del IGBVL. Hace algunas semanas les propuse como objetivo de mediano plazo para nuestra Bolsa un nivel de 18,300 puntos. En las últimas semanas hemos visto al mercado avanzando y retrocediendo en un comportamiento que a muchos puede parecerles errático. Nada de eso, si ven el gráfico lo que estamos viendo es una corrección a la nueva tendencia que se estaría formando tras romper el canal configurado desde inicios de año (líneas rojas).

IGBVL

Así es que dicho lo dicho, mientras el mercado no confirme lo contrario, mantengamos la calma. El mercado aún no ha invalidado el nuevo movimiento y seguimos pensando que el año será positivo. Pienso que el escenario de desaceleración económica ya está incorporado en gran parte en los precios, y como acá lo que importa es lo que se viene y no lo que ya fue, esperemos los nuevos mínimos para recomponer los portafolios (en una gestión activa estas correcciones se puede usar para rebalancear temporalmente las carteras), y vámonos para adelante.

 

 

Leer comentarios ( )