El crecimiento de los proyectos de debería seguir estable en el largo plazo más allá del 2015, según Sandro Vidal, gerente de investigación de Colliers. "Si hacemos un comparativo con los edificios podríamos decir que las posibilidades de colocación más rápida están en el segmento B+ por el espacio que ofrecen", añade.

Esto debido a que tales proyectos son más reducidos y están dirigidos a que son los tipos de empresas que más abundan en nuestro medio y que están dando ese salto cualitativo de ocupar casas/oficina a un edificio.

"El B+ dentro de la dinámica que tiene diferenciada, sus posibilidades de avance son mejores. Tiene mejor proyección", dice a Gestion.pe.

En el mercado de oficinas existen 2 tipos de edificios: el edificio prime (A+ y A) y los edificios sub-prime (B+). La diferencia principal entre estas 2 clases son las dimensiones del edificio y el tipo de implementación que tienen. Se consideran edificios B+ cuando tienen una planta menor a 500 m2. Dentro de esta planta, las oficinas pueden ir desde los 80 m2 hasta los 250 m2.

En el caso de los edificios prime, su división de planta es de 400 m2 mínimo y el tamaño mínimo de planta es de 750 m2.

Normalmente los edificios B+ no ofrecen mucho metraje y puede estar constituido sobre un edificio de 5 pisos que ofrecen 2,500 m2 de oficinas a diferencia de un edificio prime que te puede dar 25,000 m2.

En ese sentido el crecimiento en m2 es más notorio en el segmento prime, sin embargo la cantidad de proyectos B+ que se realizan es interesante, declara el especialista inmobiliario.

Según el último reporte de Colliers, en el segmento de las oficinas clase B+, al finalizar el 2013 el inventario total de espacios es de 301,786 m2 distribuidos en 43 edificios. Para el 2014 se prevé el ingreso de 5 nuevos edificios en este segmento, ubicados en las zonas de Miraflores (2), San Borja (1), San Miguel (1) y Magdalena (1), los que aportarían al stock total aproximadamente 35,000 m2.