Karen Rojas Andia / krojas@diariogestion.com.pePaulo Rivas Peña / privas@diariogestion.com.pe

Cientos de documentos sobre el escritorio, decenas de actividades pendientes para las próximas semanas (sin haber efectuado un ejercicio de priorización previo) y una delegación poco efectiva de responsabilidades, en efecto, truncarán cualquier esfuerzo por administrar correctamente su tiempo.

Para el presidente de , Manuel Cubas, el ambiente de trabajo influye altamente en este punto. Por ello, los ejecutivos deben contar con información y herramientas suficientes en la oficina para evitar .

Lo ideal es que en la oficina haya la menor cantidad de espacios posibles para almacenar cosas, para así sugirió darle lugar a documentos con información realmente útil y necesaria para la jornada laboral.

Aquellos papeles que no se utilizarán para las actividades programadas deben desecharse o transferirse, de acuerdo a cada caso particular. En cuanto a este aspecto, precisó la resulta clave.

En conclusión, la correcta administración del tiempo está estrechamente vinculada con la delegación efectiva y el establecimiento de prioridades (agenda), lo que a su vez interviene en el espacio de trabajo en cuanto a la información a utilizarce, aclaró Cubas en alusión al logro de una sinergia.

"Un jefe o gerente que no sabe administrar su tiempo ni delegar funciones a sus demás colaboradores no es candidato a seguir creciendo dentro de la organización", puntualizó.