Generar confianza en un es una labor que le corresponde tanto al como a los integrantes del grupo. El docente de la Diplomatura de Coaching de la , John Taipe, sutentó que el colaborador logra inspirar confianza en los demás cuando demuestra una coherencia entre sus palabras y sus acciones.

"Al mostrar la veracidad de tus afirmaciones, al hacer declaraciones que suelen ser válidas, al estar capacidad de fundamentar lo que opinas, al ser capaz de cumplir tus compromisos o reacomodarlos a tiempo respaldado por suficientes razones, conseguirás inspirar confianza en tus colegas", explicó.

El coach señaló que la confianza equivale al grado de seguridad de una persona con respecto a la buena intención que pudiera tener con ella el resto del equipo. Eso significa que los cotilleos en contra de uno o varios trabajadores 'intoxican' el y, por supuesto, merman la confianza.

Sostuvo que las conversaciones que solo apuntan a "buscar culpables", cuando las cosas no salieron de la manera esperada, no contribuyen a la cohesión del grupo ni permiten pensar con claridad los pasos a seguir para solucionar el problema.

Para no hacer peligrar la confianza que pudiera haber en un equipo, es necesario, asimismo, que cada uno de los integrantes se preocupe por cumplir sus compromisos y, si se presentan obstáculos en el camino, reajustarlos.

"Un compromiso se basa en una solicitud. Tiene que quedar claro en qué consiste ese pedido, o sea qué condiciones tienen que cumplirse en materia de plazos, recursos, responsabilidades", aclaró Taipe. "Se tienen que establecer los criterios que, al final, van a determinar si ese compromiso ha sido cumplido o no. Cuando las cosas no son claras, puede que el resultado no sea el esperado y eso afecte la confianza".