Módulos Temas Día

Zero S: la nueva líder de las motocicletas eléctricas

Zero Motorcycles, iniciada en el 2006 por Neal Saiki, es excepcional en su capacidad para producir, y seguir produciendo, motocicletas eléctricas, confiables y atractivas.

Las motocicletas eléctricas son una extraña propuesta de negocios. Por un lado, no responden a ninguna necesidad urgente.

Las motocicletas utilizan tan poco combustible en comparación con los automóviles que el ahorro de combustible proporcional de una motocicleta eléctrica es insignificante para los conductores.

Y el número de personas que compran motocicletas ha disminuido desde principios de la década del 2000; el año pasado, las ventas de motocicletas nuevas en EE.UU. disminuyeron 8% año tras año, aunque la cantidad de hogares con una motocicleta aumentó ligeramente, según Motorcycle Industry Council.

Para un fabricante tradicional como Harley-Davidson, gastar aproximadamente US$ 825 millones en el desarrollo de una motocicleta eléctrica, una que ni siquiera es demandada por la mayoría de los consumidores, es un gran salto de pensamiento mágico.

La compañía con sede en Milwaukee solo lo hizo bajo otra amenaza: el negocio en declive. Su motocicleta eléctrica Project Livewire programada para agosto y cinco más planeadas serán como un salvavidas que, si funciona, podría rescatar a la marca casi petrificada.

Por otra parte, las motos eléctricas son polémicas. Además del argumento coloquial de que no son motocicletas "reales", ya que no tienen engranajes ni embragues, existe un fuerte contingente de pilotos más viejos que creen que no son tan seguras. Sus motores casi silenciosos hacen poco para alertar a los autos de su presencia, y cuando los autos no te ven, pueden a golpearte.

Combinados, estos desafíos dificultan que incluso los diseños más innovadores de Silicon Valley avancen, y mucho más que se mantengan solventes.

Alta Motorcycles, que había estado en conversaciones con Harley-Davidson para proporcionar el motor eléctrico del Proyecto Livewire, anunció su desintegración a fines del año pasado. Mission Electric, que había hablado de una superbike totalmente eléctrica desde el 2010, se declaró en bancarrota en el 2015.

Brammo prácticamente desapareció para el 2017. Incluso BMW Motorrad, que ha fabricado excepcionales máquinas de conducción con dos ruedas desde 1921 y que ha experimentado con la tecnología eléctrica en dos ruedas durante años, no ha podido justificar el lanzamiento de una motocicleta eléctrica. Su bicicleta eléctrica principal es una scooter que ahora se vende en California. Eso apenas califica.

El diamante del segmento: Zero Motorcycles. La compañía con sede en Santa Cruz, iniciada en el 2006 por Neal Saiki, es excepcional en su capacidad para producir, y seguir produciendo, motocicletas eléctricas, confiables y atractivas.

He estado reseñando productos de Zero como FX y DS casi desde su inicio. El último, Zero S 2019 por US$ 10,995, complementa la línea. En lugar de los neumáticos de tacos y el cuerpo central más grande de una motocicleta Dual Sport, esta máquina de 313 libras ha desechado todo lo que podría ser una carga para maximizar el rendimiento y la eficiencia.

El resultado es un rango de hasta 359 kilómetros en la ciudad y 180 a velocidades de autopista, el rango más alto de todos los fabricados por Zero y de cualquier motocicleta eléctrica actualmente en producción.

Solo por eso, Zero S es una ganadora: para una motocicleta de calle que es fácil de maniobrar, lo suficientemente rápida para escapar del tráfico y lo suficientemente atractiva como para llegar al café local, un kilometraje directo como este es lo único de más que querría.

Montarla a través de Manhattan y Brooklyn fue una delicia. Obtuve todos los beneficios de rodar en el tráfico sin la molestia de un mantenimiento regular de la moto (es cierto que hipotético, dado mi caso de prueba a corto plazo), o incluso cambiar de velocidad, y fue rápida.

Llegué a 96 kilómetros por hora en aproximadamente 3.5 segundos; en comparación, una motocicleta Ducati Monster 1200 estándar lo hace en menos de 3 segundos. Los frenos Bosch eran receptivos y firmes, y la inclinación aerodinámica del manubrio giró cuidadosamente en las esquinas y se maniobró bien a través de los respaldos.

No necesitaría modificaciones posteriores para que la moto se vea bien. Y su peso más liviano (la mayoría de las otras motocicletas pesan alrededor de 90 libras más) implica agilidad para motociclistas más pequeños o casuales.

Al igual que las otras Zero, Zero S 2019 usa energía de iones de litio, pero el rango y el escenario de carga han mejorado. El tiempo para una carga completa es de 5.2 horas para el equipo más liviano (7,2 kWh), con un monitor digital fácil de leer en el manubrio; un "tanque de carga" opcional reduce ese tiempo a solo 1.5 horas.

Aunque acabo de cargar la mía durante la noche en el estacionamiento frente a mi apartamento enchufada a una toma de corriente estándar, no hay problema. Con la vida útil de la batería, Zero dice que las motocicletas pueden recorrer alrededor de 321,000 kilómetros en total y aún retener el 80% de su capacidad de carga original.

Sin embargo, lo que realmente distinguió a la Zero S 2019 para mí fue la tecnología integrada. Los datos de cada viaje se envían a la aplicación Zero Motorcycles, donde se puede hacer seguimiento del kilometraje de la motocicleta, la cantidad de tiempo hasta que se carga, el promedio de vatios gastados por kilómetro y el total de kilómetros cargados.

Puede ver cuánto afecta el modo Eco en comparación con el modo deportivo al rendimiento del viaje y configurar la velocidad, la potencia, el par y la regeneración de la batería en un tercer modo personalizado. Y, por supuesto, cargará su teléfono celular mientras viaja, en el espacio de almacenamiento justo debajo del asiento.

Es una dimensión completamente diferente de las versiones mecánicas de lo mismo en los modelos más ligeros de Ducati y BMW, y es la más integrada de la línea Zero en el estilo de vida inalámbrico Wi-Fi. Ahora pienso en la Zero S 2019 como el Apple Watch de las motocicletas.

Nadie necesita un Apple Watch, del mismo modo que nadie necesita una motocicleta eléctrica, pero una vez que lo tienes, rápidamente te enamoras, incluso te vuelves dependiente. Se convierte en una parte crucial de tu vida cotidiana. Y durante mi periodo de prueba de la Zero S, eso ciertamente me pasó a mí. Cuando el clima es bueno, ¿para qué molestarse con un auto?

Leer comentarios ( )