Ciudad del Vaticano (Reuters).- El ha dicho a los sacerdotes que abandonen la comodidad y se mezclen con los marginados de la sociedad, puesto que de lo contrario se arriesgan a convertirse en "ideólogos abstractos".

El diario jesuita italiano Civiltá Cattolica publicó en exclusiva un texto de una reunión de tres horas a puertas cerradas del pontífice argentino con responsables sacerdotales de todo el mundo, que tuvo lugar a fines de noviembre.

Francisco dijo que los curas tienen que tener "un contacto real con los pobres" y los marginados. "Es realmente muy importante para mí: la necesidad de familiarizarse con la realidad a través de la experiencia, pasar tiempo caminando por la periferia, con el fin de realmente acercarse a la realidad y a las experiencias vitales de la gente", les dijo.

"Si no ocurre, corremos el riesgo de ser ideólogos abstractos o fundamentalistas, lo que no es sano", agregó.

Desde que fue elegido en 2013 como primer Papa no europeo en 1,300 años, Francisco ha instado a sacerdotes, monjas y obispos a pensar menos en sus carreras en la Iglesia y escuchar más las necesidades de los católicos de a pie, especialmente los pobres.

Tras asumir las riendas de una institución lastrada por los abusos sexuales a niños y otros escándalos y la pérdida de fieles, Francisco ha intentado volver a centrarse en las enseñanzas católicas de compasión, simplicidad y humildad.

El líder de los 1,200 millones de católicos del mundo ha establecido un nuevo tono en el Vaticano, rechazando la lujosa residencia papal de sus predecesores y optando en su lugar por una pequeña habitación en la residencia de invitados del Vaticano, donde se alimenta en el comedor habitual.