Cuando el vuelo MH370 salió del aeropuerto internacional de Kuala Lumpur (16:41 GMT del viernes), se esperaba que llegara a Pekín unas seis horas después. Los controladores aéreos, no obstante, perdieron contacto con el avión una hora después de que éste despegara.

El MH370 ya lleva desaparecido más de 30 horas. La desesperación e incertidumbre está presente en los familiares y amigos de quienes iban a bordo.

En algún momento, un familiar habría logrado contactarse con uno de los pasajeros que tenía un teléfono de Singapur. Pese a que la aerolínea ha intentado comunicarse varias veces con el mismo número, no ha logrado ponerse en contacto.

Avistan restosAl momento, continúan las labores de búsqueda por mar y por aire. En un inicio, las autoridades se concentraron en el mar de China Meridional, pero luego las labores de rescate se extendieron hacia el Estrecho de Malaca, en la costa occidental de , dada la hipótesis de que el avión habría retornado.

Hoy un avión vietnamita avistó unos restos que podrían pertencer al vuelo MH370 que llevaba 239 personas a bordo. Lo que parecería ser una cola y una puerta interior de un avión fueron vistas en las aguas del golfo de Tailandia.

A raíz de ello, los barcos que participan en las labores de búsqueda recogerán las piezas para comprobar si, en realidad, pertencen a la del vuelo MH370. El área donde podría haberse estrellado el avión desaparecido indicaría que jamás giró para cambiar de rumbo, tal como suponen las autoridades.

¿Ataque terrorista?Si bien la presencia de dos pasajeros con pasaportes robados, uno italiano y otro autríaco, podría explicarse como casos de inmigración ilegal, la aerolínea prefiere no descartar ninguna teoría.

Ronald Noble, secretario general de , indicó que "es prematuro especular sobre la relación entre los dos pasaportes robados y la desaparición del avión", según información recogida por BBC Mundo.

Calificó, no obstante, de "muy preocupante" el hecho de que pasajeros puedan embarcar un vuelo internacional con documentos robados en este caso, en Tailandia en 2012 y 2013 que aparecen en la base de datos de la Interpol.

"Si () hubiera verificado los detalles de los dos pasaportes no nos estaríamos preguntado si se trata de terroristas", puntualizó.