Caracas (Reuters).- Estados Unidos negó las acusaciones del presidente venezolano, , de que diplomáticos acreditados en Caracas estarían urdiendo un complot para desestabilizar el país sudamericano, aunque poco después el mandatario insistió en su denuncia.

El líder socialista dio el lunes un plazo de 48 horas para que tres funcionarios de la embajada estadounidense en Caracas abandonen Venezuela tras acusarlos de conspirar, junto a la oposición política, contra su gobierno.

"Rechazamos por completo las acusaciones de la participación del en cualquier tipo de conspiración para desestabilizar al Gobierno de Venezuela", dijo a Reuters la embajada estadounidense en Caracas en una nota verbal.

La embajada de Estados Unidos en Caracas recibió la noche del lunes una nota diplomática en la que se declaró persona non grata a la encargada de negocios, Kelly Keiderling, y a los funcionarios Elizabeth Hoffman y David Moo.

"Rechazamos las alegaciones específicas contra los tres miembros de nuestra embajada", agregó la misión diplomática.

Estados Unidos podría tomar medidas, pero aún se están considerando las acciones a aplicar, advirtió.