Módulos Temas Día

Brexit entra en su fase más peligrosa

La primera ministra Theresa May argumenta que no hay mayoría en el Parlamento para dejar la UE sin un acuerdo. Su acuerdo, dirá, es la única ruta hacia una salida ordenada.

Brexit

¿Habrá acuerdo para el Brexit? (Foto: AFP)

¿Habrá acuerdo para el Brexit? (Foto: AFP)

(*) Therese Raphael

Si el jefe negociador de la Comisión Europea, Michel Barnier, pronuncia las palabras "progreso decisivo" en los próximos días, tome nota. Sería la señal de que elReino Unido y la Unión Europea han acordado los términos de su divorcio, que se puede realizar una cumbre y tirar humo blanco.

Eso sería un punto de inflexión después de 16 meses de negociaciones y drama. Significaría que se ha alcanzado un amplio acuerdo, incluido uno sobre el difícil problema de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Pero se murmura que un apretón de manos entre los principales negociadores de las dos partes en la mesa es la parte fácil. Es mayor el obstáculo de lograr la aprobación del Parlamento británico. Eso parece estar lejos de ser seguro.

La primera ministra Theresa May argumenta que no hay mayoría en el Parlamento para dejar la UE  sin un acuerdo. Su acuerdo, dirá, es la única ruta hacia una salida ordenada.

Algunos miembros del Parlamento le están quitando su apoyo, incluyendo a Arlene Foster, líder del Partido Unionista Democrático (DUP), que tiene 10 escaños en la Cámara de los Comunes y en el que May confía para tener su mayoría en dicha cámara. Foster se opone a cualquier acuerdo que trate a Irlanda del Norte de manera diferente al resto del Reino Unido.

En una carta que se filtró al periódico The Times, Foster calificó de alarmante la propuesta de May y dijo que no firmaría ningún acuerdo que permita que una división entre en vigor. Desde su punto de vista, el lenguaje de May todavía permitiría la creación de una frontera en el mar de Irlanda. Sammy Wilson, un miembro del DUP, advirtió el viernes que el DUP rechazaría cualquier acuerdo basado en el contenido de la carta de May. "La primera ministra conoce las consecuencias, ahora debe reconsiderarlo", dijo en Twitter.

El exsecretario de brexit, David Davis, quien renunció al gobierno por el plan de May para mantener al Reino Unido y la UE estrechamente alineados en el comercio de bienes, dijo el jueves que la derrota en la Cámara de los Comunes "parece ser una probabilidad". Existe una creciente presión para que el gobierno publique el asesoramiento legal que recibe sobre el acuerdo, lo que podría dar a los diputados más razones para rechazarlo.

Para agregar más a ese cálculo entre partidos y política. El opositor Partido Laborista dice que quiere evitar una salida sin acuerdo. Sin embargo, una de las seis propuestas que el partido ha desarrollado para determinar si apoyará algún trato estipula que un acuerdo debe ofrecer "exactamente los mismos beneficios" que goza actualmente el Reino Unido como miembro del mercado único y la unión aduanera. Ha quedado claro durante mucho tiempo que esto no va a suceder.

May ha estado cortejando a los parlamentarios laboristas y hablando en términos interpartidistas sobre el interés nacional. Pero no está claro si obtendrá suficientes desertores para salvar su trato. Momentum, el poderoso grupo de campaña de base dentro del Partido Laborista, quiere que los parlamentarios rechacen el acuerdo de May. El propio secretario en la sombra del brexit, Keir Starmer, advirtió esta semana que un "brexit ciego", uno en el que los términos futuros no están claros, sería malo para las empresas.

El calendario es extremadamente apretado y la aritmética parlamentaria, como lo detalla Robert Hutton de Bloomberg, está lejos de ser clara. Si la Cámara de los Comunes rechaza el acuerdo, el gobierno podría pedir a los legisladores que voten nuevamente. May podría intentar ganar apoyo ofreciendo a los diputados la oportunidad de analizar y votar sobre el futuro acuerdo comercial con la UE (en la actualidad, el Parlamento Europeo tiene la posibilidad de votar por separado, pero la Cámara de los Comunes no). Los parlamentarios también podrían tratar de modificar la moción aprobando el Acuerdo de Retiro, lo que complicaría el proceso de aprobación.

May ha dicho que la alternativa a la aprobación parlamentaria no es el sostener más negociaciones, sino que no lograr un acuerdo. Esta no es una amenaza vacía. No hay razón para que la UE esté repentinamente dispuesta a cambiar su posición. Barnier sabe que el gobierno del Reino Unido, a pesar de todos los avisos técnicos que ha estado publicando sobre esa eventualidad, no está preparado para un resultado sin acuerdo. Eso fue subrayado de forma alarmante (e inadvertida) por el secretario de brexit, Dominic Raab, esta semana, quien dijo en una conferencia de tecnología que recientemente había descubierto el alcance total de la dependencia de Gran Bretaña en el cruce de Dover-Calais, ya que casi el 20 por ciento del comercio de bienes del Reino Unidos utiliza esa ruta.

Si la Cámara de los Comunes rechaza el acuerdo de divorcio, el gobierno debe hacer una declaración en un plazo de 21 días sobre cómo procederá. Es posible que una fuerte reacción del mercado haga que el parlamento reconsidere su votación, por lo que una segunda votación es posible, pero complicada, porque la redacción de la moción tendría que ser modificada sustancialmente.

Y no está claro qué sucede si el gobierno decide proceder con un brexit sin acuerdo si los diputados rechazan el trato de May, especialmente porque está claro que no hay mayoría en el parlamento para salir del bloque sin un acuerdo. En ese caso, es muy probable que el gobierno enfrente un voto de censura.

Incluso la aprobación en la Cámara de los Comunes del acuerdo de May no garantizaría su adopción sin problemas. Para que el Acuerdo de Retiro entre en vigencia, el parlamento también debe aprobar el proyecto de ley de la Unión Europea (Acuerdo de Retiro) antes del día de salida del bloque. Una cosa no va naturalmente con la otra: hubo una gran mayoría parlamentaria a favor de unirse a la Comunidad Económica Europea en 1973, pero el proyecto de ley fue aprobado con solo ocho votos.

Para cuando los miembros del parlamento voten sobre esta última parte de la legislación del brexit, habrá pasado más tiempo para que el acuerdo real sea examinado por completo y eso podría significar más oposición. Puede surgir una nueva crisis de liderazgo. O los parlamentarios pueden intentar usar el proyecto de ley para obtener nuevas concesiones del gobierno.

Finalmente, si el acuerdo se aprueba y ratifica, habrá áreas importantes de incertidumbre para resolver durante el período de transición que comenzará el 29 de marzo de 2019, especialmente sobre el futuro del acuerdo aduanero de Gran Bretaña con Europa y muchos aspectos de sus futuras relaciones comerciales. Llegar hasta aquí ha significado eludir deliberadamente estos problemas.

Los próximos días y semanas pueden pasar, al igual que con los puntos de inflexión anteriores del brexit, sin un gran avance. Pero si Barnier dice las palabras "progreso decisivo", vale la pena recordar su mantra favorito: nada está acordado hasta que todo esté acordado.

(*) Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Tags Relacionados:

Brexit

Reino Unido

Theresa May

Leer comentarios ( )