Módulos Temas Día

SEC analiza un gran regalo para las empresas: bloquear juicios

Ahora que el programa a favor de las empresas del presidente Donald Trump se extiende por todo Washington, la Comisión de Valores y Bolsa está sentando las bases para un posible cambio de política.

SEC

SEC

Un cambio en la postura de la SEC sería el gesto más significativo hasta el momento del presidente Jay Clayton para que salir a bolsa resulte más atractivo.

En su firme decisión de revertir dos decenios de caídas de las inscripciones de acciones estadounidenses, un regulador podría ofrecer a las empresas un incentivo extremo para que salgan a bolsa: la posibilidad de evitar que accionistas enfadados les hagan juicio.

En su larga historia, la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) nunca autorizó a las empresas a vender acciones en mercados públicos permitiéndoles a la vez prohibir que los inversores reclamen daños financieros mediante juicios de acción colectiva.

Esto se debe a que el organismo ha considerado el derecho a demandar como una protección crucial del accionista contra el fraude y otras violaciones relativas a los títulos y valores.

Pero ahora que el programa a favor de la empresa del presidente Donald Trump se extiende por todo Washington, la SEC está sentando las bases para un posible cambio de política, dijeron tres personas al tanto del tema.

El organismo, según dos de las personas, ha indicado en privado que está abierto al menos a considerar si las compañías deberían estar en condiciones de obligar a los inversores a resolver las disputas mediante arbitraje, proceso generalmente a puertas cerradas que puede limitar la mala prensa y los altos costos legales que generan los litigios.

Un cambio en la postura de la SEC sería el gesto más significativo hasta el momento del presidente Jay Clayton para que salir a bolsa resulte más atractivo, algo que ha establecido como una de sus mayores prioridades desde que asumió su cargo al frente del máximo regulador de Wall Street el año pasado.

También apuntaría al objetivo de la administración Trump de desechar políticas públicas a las que culpa de lesionar el crecimiento económico.

Pero permitir que las empresas se protejan de los juicios de los accionistas casi seguramente enfadaría a los defensores de los inversores y a los legisladores demócratas, una combinación que contribuyó a malograr un intento del 2012 del gigante del capital riesgo Carlyle Group LP de prohibir los juicios de inversores como parte de su salida a bolsa.

La portavoz de la SEC Judith Burns se negó a hacer declaraciones.

Clayton, ex abogado especializado en acuerdos que trabajó en la salida a bolsa récord de Alibaba Group Holding Ltd. en los Estados Unidos, está tratando de revertir una tendencia que existe desde que estalló la burbuja tecnológica a comienzos de los años 2000.

Si bien los lobistas corporativos acusan a la regulación de frenar las salidas a bolsa, otros señalan que muchas compañías rehúyen las ventas de acciones debido a la abundancia de capital privado de firmas de capital riesgo y otros inversores.

El mejor año para las inscripciones de valores en los Estados Unidos fue 1996, cuando 949 compañías vendieron acciones, según datos recopilados por Bloomberg.

En esta década, la cota más alta se alcanzó en el 2014, cuando 450 empresas salieron a bolsa. En el 2017, hubo 237 OPI estadounidenses, en comparación con más de 2,000 en los mercados extranjeros.

Kevin P. Kennedy, socio del estudio jurídico Simpson Thacher de Palo Alto, California, dijo que ha oído mencionar casos en los que el personal de la SEC alentó a las empresas a presentar propuestas que exijan a los accionistas utilizar el arbitraje para resolver las demandas que éstos puedan presentar. Esto permitiría al organismo regulador analizar si los planes son aceptables, dijo.

Leer comentarios ( )