Módulos Temas Día

¡Felicitaciones, demócratas! Ahora anden con cuidado

"Vamos a hacer nuestro trabajo; es posible que ellos piensen que eso es una pesadilla", dijo el representante Elijah Cummings, de Maryland, que se convertirá en presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes.

Nancy Pelosi

Nancy Pelosi

Nancy Pelosi fue eficazmente demonizada por los republicanos durante la campaña como un símbolo del elitismo costero. (Foto: Bloomberg)

Tomar el control de la cámara de Representantes brindará a los demócratas una gran cantidad de oportunidades para investigar a la éticamente cuestionada administración del presidente Donald Trump. Esa es una potencial pesadilla para la Casa Blanca, pero también un campo minado político para los ganadores.

Habrá investigaciones sobre las transacciones financieras del presidente, más sobre sus conexiones con Rusia, inspecciones de las políticas y prácticas cuestionables de algunos miembros del Gabinete y, según dice el próximo presidente del Comité de Inteligencia, Adam Schiff, "una inmersión profunda" en los lazos entre Estados Unidos y Arabia Saudita.

"Vamos a hacer nuestro trabajo; es posible que ellos piensen que eso es una pesadilla", dijo el representante Elijah Cummings, de Maryland, que se convertirá en presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, organismo que no mostró interés por la supervisión cuando los republicanos eran mayoría durante los últimos dos años. Cummings dijo en una entrevista que los demócratas serían "cuidadosos, metódicos y transparentes".

Él y otros demócratas entienden los escollos de extralimitarse tras los excesos partidistas de los republicanos durante la presidencia de Barack Obama. "No podemos parecernos a Torquemada", dijo el representante Gerald Connolly, de Virginia, miembro del Comité de Supervisión, en referencia al gran inquisidor español del siglo XV. Eso se aplica aún más si se tiene en cuenta la estrecha nueva mayoría de los demócratas en la cámara y la mayor fuerza de los republicanos en el Senado.

El curso de las investigaciones de los demócratas depende en parte de las acciones del fiscal especial del Departamento de Justicia, Robert Mueller, quien está indagando sobre las conexiones entre Rusia y la campaña de Trump en el 2016. Si presenta cargos en los próximos meses contra los agentes de Trump, es probable que los demócratas reduzcan el alcance de sus investigaciones en el Congreso.

Si el presidente intenta sabotear a Mueller, por ejemplo, a través de un nuevo y hostil fiscal general, habrá un esfuerzo concertado de los demócratas en el Congreso para revelar públicamente todo lo que Trump trata de ocultar.

Un factor importante para guiar y restringir las investigaciones será si la nueva cámara de Representantes con mayoría demócrata elige líderes con experiencia o caras nuevas. Se necesitará una dirección firme para establecer prioridades y evitar que los presidentes de los comités y subcomités oportunistas busquen estar en los titulares a diario.

Eso pone en discusión mantener a Nancy Pelosi en el cargo de presidenta de la Cámara Baja. Ella fue eficazmente demonizada por los republicanos durante la campaña como un símbolo del elitismo costero, y ahora hay una serie de nuevos representantes demócratas que llegarán a Washington comprometidos a votar contra ella.

Pero ninguna alternativa a la legisladora de California es tan hábil, dura o más persuasiva para los izquierdistas que estarán impacientes por actuar respecto a sus medidas favoritas, como la abolición del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas o la destitución de Trump. Una concesión podría ser que Pelosi se comprometa a asumir un liderazgo de dos años, ascienda a miembros más jóvenes a cargos de primer nivel y deje que otros sean la cara pública del partido.

Los demócratas necesitarán líderes hábiles para evitar incurrir en golpes bajos, como filtraciones impropias de las declaraciones de impuestos de Trump. También sería contraproducente para los comités detenerse en controversias pasadas como los escándalos de ética que forzaron la salida del exdirector de la Agencia de Protección Ambiental, Scott Pruitt, o si el juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh dijo la verdad durante sus audiencias de confirmación.

Esos son problemas del pasado. Y sería estúpido que los demócratas se dejaran engañar por la demagogia de Trump, quien es más eficiente para actuar con bajeza que sus detractores.

Trump estará listo para montar un contraataque acusando a los demócratas de comportarse como perros de ataque partidistas; le encanta jugar a la víctima de la caza de brujas. Hay temas delicados que requieren una cuidadosa consideración.

Por ejemplo, el Congreso puede tener la autoridad para obtener las declaraciones de impuestos de Trump –el presidente ha incumplido repetidamente la promesa de entregarlas–, pero tal vez no de darlas a conocer a la opinión pública.Hay tres comités clave: el Panel de Supervisión, encabezado por Cummings; el Comité de Inteligencia, dirigido por Schiff, del sur de California; y el Comité Judicial, encabezado por Jerrold Nadler, de Nueva York.

Cummings dijo que quiere que los demócratas se aseguren de que el censo del 2020, que realiza el Departamento de Comercio, no esté siendo manipulado por razones políticas. Pero gran parte del trabajo de su Panel de Supervisión se centrará en los posibles conflictos de intereses que involucran a Trump y a su familia.

"La atención debe centrarse en los problemas que muestran que Trump y su pandilla nos roban a todos nosotros en beneficio propio", dijo Norman Eisen, que dirige un grupo de vigilancia de ética, fue el principal funcionario de ética en el equipo del presidente Barack Obama y mantiene estrechos vínculos con líderes del partido. Eisen quiere que el Congreso investigue las posibles violaciones de la cláusula sobre honorarios de la Constitución de EE.UU., que prohíbe a un presidente recibir pagos de un gobierno extranjero.

Trump ha mantenido el control de las empresas familiares que tienen a funcionarios extranjeros como clientes, especialmente el Trump International Hotel, en Washington. Eisen dijo que también le gustaría ver indagaciones de decisiones administrativas que afectan los intereses comerciales de las empresas de Trump y los de la hija de Trump, Ivanka, y su yerno, Jared Kushner.

El Comité de Inteligencia había mantenido durante mucho tiempo una tradición de bipartidismo hasta que su presidente republicano, Devin Nunes, de California, y su aliado Trey Gowdy, de Carolina del Sur, lo utilizaron para intervenir a favor de Trump en los tratos de la Casa Blanca con la Oficina Federal de Investigaciones. También marginaron a muchos profesionales de inteligencia, una fisura que Schiff prometió reparar.

Él y la mayoría de los demócratas en el panel creen que hay preguntas cruciales que los republicanos ignoraron. ¿El candidato Trump participó en una reunión en junio de 2016 entre un abogado ruso que ofreció expandir rumores contra los demócratas? ¿Participaron también su hijo, su yerno y su jefe de campaña? ¿Se canalizó el dinero ruso para la campaña republicana a través de la Asociación Nacional del Rifle? ¿Los empresarios rusos rescataron a Trump, un ciudadano con problemas financieros, con acuerdos de bienes raíces en Florida? ¿Dijeron la verdad los aliados de Trump, incluyendo a Roger Stone, en el testimonio que dieron en los procedimientos del Congreso?

La mirada de Schiff a Arabia Saudita probablemente explorará cualquier papel que el príncipe heredero Mohammad Bin Salman haya desempeñado en el asesinato de Jamal Khashoggi, columnista del Washington Post y crítico saudí, ocurrido el mes pasado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul.

Si los instigadores demócratas tienen éxito en su esfuerzo por impulsar una investigación de destitución, el Comité Judicial sería el lugar. La mayoría de los líderes del partido han abogado por actuar de forma lenta, al menos hasta que se complete la investigación del consejo especial. Hay posibles caminos de investigación más productivos para el Panel Judicial, como la politización del Departamento de Justicia y las acciones destinadas a suprimir la participación de los votantes pobres y pertenecientes a minorías que generalmente favorecen a los demócratas.

El Comité Judicial es uno de los más ideológicamente divididos, donde los demócratas están dominados por su ala más izquierdista, y los republicanos, por sus representantes más derechistas.

Por Albert R. Hunt

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )

Ir a portada